Lula da Silva redujo su popularidad pero aún lidera el favoritismo presidencial

Ajustar Comentario Impresión

Los familiares estaban acompañados por el abogado Cristiano Zanin, que ha visitado varias veces al ex presidente de 72 años desde su ingreso en prisión el pasado sábado.

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva quien está preso desde la semana pasada, lidera todas las intenciones de voto de cara a las elecciones presidenciales a realizarse en octubre en el país caribeño.

Pese a cumplir la orden judicial y entregarse el sábado ante las autoridades, Lula aspira vencer el cerco judicial y participar en los comicios presidenciales de octubre, gracias a un amplio apoyo popular reflejado en la mayoría de las mediciones de opinión.

Desde entonces, la Policía Militarizada instaló un perímetro de seguridad de unos 100 metros a cada lado de la sede policial y sólo permite el acceso a moradores de la zona, personal autorizado, periodistas y personas que tengan cita para realizar algún trámite burocrático. Brasil asusta al clero, a esa justicia de los hombres, y al capitalismo que no duerme y pone en marcha cada día los noticieros y el rodar de la rotativas, porque si Brasil se para a reflexionar un segundo, caso como cuando dirigido por Lula el partido que fundó en años del pasado siglo, el PT, Partido de los Trabajadores, elevó los ojos del suelo a la gente, y Lula, juntamente con unos pocos al principio, empezaron a definir lo que era un pobre y lo que era Brasil, hasta una facción del propio poderosísimo terrateniente clero, desarrolló un por si acaso, como fue la llamada Teología de la Liberación, que no pudo despojar de sus vestimentas de seda a los viejos prostáticos acaparadores cristianos vaticanistas.

Esa pena fue luego ampliada por el Supremo Tribunal Federal a doce años y un mes.

"Hay comprobados riesgos a la población que reside en torno al edificio de la Policía Federal, a los agentes federales y al resto de los integrantes del sistema de Seguridad Pública que viven en las inmediaciones" del recinto en razón de la "invasión" de seguidores de Lula, señalaron.

La petición de traslado de Lula por parte de la municipalidad se basó en problemas de seguridad generados por las manifestaciones a favor y en contra del ex mandatario, en las calles aledañas al sitio donde está recluido, en el barrio Santa Candida.

Es el primer sondeo a los brasileños desde que Lula fue encarcelado el 7 de abril por cargos de corrupción y lavado de dinero.

Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), mantuvo su respaldo prácticamente intacto (16% en enero, 15% hoy), en tanto que Silva, exministra de Medio Ambiente de Lula y candidata presidencial por la Red Sustentabilidad (Rede), tuvo un leve crecimiento (de 8% de las preferencias en la última encuesta a 10% ahora).

"Estamos transformando las detenciones provisorias en definitivas, como quiere Moro".