Kim Jong-un se reúne con enviado chino en Pyongyang

Ajustar Comentario Impresión

Esta llegada se interpreta como un claro símbolo del reciente acercamiento entre Pyongyang y Pekín, luego de que el líder norcoreano visitara a fines de marzo la capital china y se reuniera con el presidente de ese país, Xi Jinping.

Kim se reunió el sábado con el director de relaciones internacionales del Partido Comunista de China (PCCh), Song Tao, y ambos intercambiaron sus puntos de vista en relación a "asuntos importantes de interés mutuo la situación internacional", detalló la KCNA.

Autoridades y ciudadanos conmemoraron el Día del Sol, la mayor festividad del año, para recordar al abuelo del actual líder.

Durante el encuentro, el líder norcoreano expresó su "satisfacción" por el reciente desarrollo de las relaciones bilaterales entre los dos países, según recogieron los medios estatales.

La agrupación artística llegó a Pyongyang el viernes pasado, en una señal de mejora en las relaciones entre el Norte y China, tras la reciente visita de Kim a Pekín, destacó la agencia de noticias surcoreana Yonhap, que citó a los medios norcoreanos. En las imágenes emitidas por la cadena pública norcoreana KCTV se puede ver a Kim cuando recibe muy sonriente al enviado de Pekín con un fuerte abrazo.

"El líder supremo dijo que iba a llevaría adelante y desarrollaría la tradicional amistad entre RPCN (Corea del Norte) y China para llevarla a una nueva fase, como requiere una nueva era", señaló utilizando el acrónimo RPCN para referirse al país.

Kim además ofreció acompañado de su esposa Ri Sol Ju un gran banquete en honor a los invitados de China en el que se brindó por la relación de los dos países y en el que el líder fue recibido con una "fuerte ovación", según relata la KCNA.

El régimen norcoreano vive un periodo de intensa actividad diplomática de cara las históricas cumbres que celebrará con Corea del Sur y Estados Unidos esta primavera, con asuntos en la agenda tan delicados como la desnuclearización.

La celebración conocida como "Día del Sol", es considerada la festividad más importante del país.

No obstante, esta vez no hubo un desfile militar ni alusiones al programa armamentístico del Gobierno norcoreano.

Todas las calles de Pyongyang fueron empapeladas con carteles conmemorativos a Kim Il-sung, pero este año se evitó incluir en esta decoración propagandística menciones al arsenal de misiles y nuclear norcoreano.

Las referencias belicosas han desaparecido también en la muestra anual con motivo del "Día del Sol" dedicada en exclusiva a la orquídea "Kimilsungia", cuyo nombre se inspira en el gran líder norcoreano, y que suele estar plagada de expositores que representan misiles y cohetes norcoreanos.