EE UU y sus aliados lanzan una ofensiva diplomática

Ajustar Comentario Impresión

El presidente ruso, Vladímir Putin, condenó en términos enérgicos el ataque que calificó de una agresión de EE.UU. y sus aliados contra "un Estado soberano que está en la primera línea de la lucha contra el terrorismo".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha defendido este domingo en Twitter el uso de la expresión "misión cumplida" tras los bombardeos de ayer en Siria a pesar del ingrato recuerdo que dejó el presidente George W. Bush en 2003 al usar exactamente ese término para dar por zanjada la guerra en Irak nada más empezar.

La republicana, quien forma parte del Comité de Inteligencia del Senado, reconoció que la situación en Siria es "un asunto difícil", pero defendió la necesidad de encontrar una solución a largo plazo para impedir que el gobierno de Bachar Al Asad pueda volver a usar armas químicas, tal y como ha hecho "en 15 ocasiones", según dijo.

Las rondas de diálogo de Astaná, impulsadas por Moscú, Teherán y Turquía, en cambio, siguen avanzando con microacuerdos para treguas parciales.

Haley dijo que, con el ataque lanzado en las últimas horas contra posiciones sirias por su país, el Reino Unido y Francia, se dio un "mensaje claro" de que no permitirá que el régimen de Al Assad continúe usando armas químicas.

"El ataque químico de Assad y la respuesta de hoy (por el viernes) son el resultado directo del incumplimiento de Rusia de sus promesas", dijo el presidente estadounidense al anunciar que había autorizado ataques contra objetivos sirios.

Anteriormente, un miembro de la delegación rusa, Dmitri Sablin, declaró a medios de su país en Siria que, durante la reunión, Al Assad alabó los sistemas de defensa antiaérea soviéticos que, dijo, derribaron misiles lanzados el sábado por EU, Reino Unido y Francia.

Tras las operaciones en Damasco y Homs, la Casa Blanca se prepara para aumentar la presión contra Bashar al Asad con nuevas sanciones económicas a compañías rusas que tienen supuestos vínculos con el gobierno sirio, según confirmó este domingo la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley.

Otro punto es el poder de Bashar al Assad y también del surgimiento de grupos fundamentalistas islámicos, junto al supuesto uso de armas químicas.

Siria insistió en que destruyó su arsenal químico, como se había comprometido tras un ataque en 2013 con gas sarín. Moscú condenó a los estados occidentales por negarse a esperar las pericias antes de atacar.

Los bombardeos se presentaron como una respuesta ante el supuesto ataque con armas químicas que habría sufrido la semana anterior la población civil de la ciudad siria de Douma, cerca de Damasco.

Rusia, cuyos lazos con Occidente se han deteriorado a niveles de la era de la Guerra Fría, niega que haya habido un ataque con gas en Duma.