Conmoción por los periodistas ecuatorianos secuestrados y asesinados

Ajustar Comentario Impresión

El primer mandatario nacional mostró su disposición para ayudar al gobierno ecuatoriano en esta situación, es por eso que confirmó que dio instrucciones precisas al Ministro De Defensa Luis Carlos Villegas y el director de la Policía nacional de Colombia General Jorge Nietos, así como el comandante de las Fuerzas Militares, general Alberto José Mejía para que viajen a Ecuador de manera urgente y presten su poderío y capacidades para colaborar en este caso, dado que Colombia tiene experiencia en el tratamiento en la lucha contra estas bandas delictivas criminales, añadió Santos.

Poco después, en su comparecencia, Moreno dijo estar en contacto con organismos internacionales como la Iglesia católica y la Cruz Roja Internacional a fin de "localizar y repatriar los cuerpos" de los ecuatorianos secuestrados.

Asimismo ofreció una recompensa de 100,000 dólares para quien ofrezca información de quien definió como el "narcoterrorista, alias Guacho", el líder del Frente Oliver Sinisterra, quien se atribuyó la captura del equipo periodístico.

En la noche del jueves, el presidente había establecido un plazo de 12 horas para que los captores enviaran pruebas de vida de los secuestrados.

El presidente ecuatoriano envió un mensaje a los periodistas y comunicadores y los invitó a seguir ejerciendo su labor: "estamos de luto, pero no vamos a dejarnos amedrentar". "No dejen de criticar", pidió a los medios de comunicación, "sabemos reconocer nuestros errores y todo esto nos permitirá reconocer si los ha habido".

A mediodía del viernes, una vez concluido el plazo dado por el gobierno de Moreno a los rebeldes y mientras decenas de periodistas se manifestaban por sus compañeros secuestrados en la sede de gobierno de Quito, la Fundación para la Libertad de Prensa de Colombia (FLIP) aseguró haber recibido un nuevo comunicado de los supuestos disidentes de las FARC en el que insistían que los tres trabajadores de El Comercio estaban muertos y pedían "generar condiciones humanitarias para la entrega de los cuerpos". "El pueblo ecuatoriano es generoso cuando uno comete errores, lo que no permite es que se le mienta".

Desde el momento mismo de la desaparición del periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, del diario El Comercio, la información ha llegado en cuentagotas y cruzada de rumores y datos falsos.