SIP condena asesinato de periodistas ecuatorianos

Ajustar Comentario Impresión

Periodistas y representantes de medios de comunicación de Ecuador y Colombia presentes en la reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa en Medellín sostuvieron una reunión extraordinaria en la que declararon "unidad y solidaridad con las víctimas del atroz asesinato, Javier Ortega, Paul Rivas y Efraín Segarra, así como con sus colegas y equipo directivo del diario El Comercio".

"Igualmente, solicitamos un acompañamiento de estos dos gobiernos para formular estrategias que garanticen la seguridad en nuestro ejercicio periodístico que se traduce en libertad de prensa y de expresión". También hizo un llamado a redoblar esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado en la región.

La SIP interrumpió por un minuto la reunión para homenajear de pie y con un prolongado aplauso a los periodistas asesinados por sus secuestradores.

Además, las organzaciones de prensa enviaron sus condolencias a las familias de los periodistas y se unieron al luto.

En el comunicado, que fue leído por el presidente de la SIP y del diario peruano La República, Gustavo Mohme, la organización consideró al periodista Javier Ortega, de 36 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, como 'mártires del periodismo'.

Solicitamos a las autoridades correspondientes que no hagan ninguna concesión al terror y que, frente a él, todos los países y las instituciones actúen con la máxima celeridad y energía, con respeto a los derechos humanos, para capturar a los criminales y someterlos a la justicia.

"No solo estos tres colegas sino también los pueblos de Ecuador y Colombia, y el periodismo de toda América", expresó la SIP en una declaración emitida en Medellín.

Los tres ecuatorianos fueron secuestrados en la localidad de Mataje, en la provincia de Esmeraldas, en la frontera con Colombia, el 26 de marzo pasado.

Su secuestro y asesinato ha sido atribuido y reclamado, según comunicados que han llegado a medios colombianos y fundaciones ecuatorianas, al autodenominado Frente Oliver Sinisterra, grupo disidente de las FARC liderado por el ecuatoriano Walter Patricio Arizala Vernaza, alias 'Guacho'.

Tras confirmarse el asesinato, el gobierno de Moreno decretó cuatro días de duelo.

Tras hacerse público el asesinato, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) afirmó que recibió una petición para intermediar en la recuperación de los cuerpos.