Rusia lamenta agresión a Siria y desmonta supuestas evidencias sobre ataque químico

Ajustar Comentario Impresión

Estados Unidos no notificó a Rusia de los ataques lanzados este viernes junto a Reino Unido y Francia contra posiciones de Bachar al Asad, a diferencia de lo que hizo hace un año con un ataque similar, en el que avisó a Moscú para que retirara sus tropas. "Advertimos que tales acciones no quedarán sin consecuencias", amenazó.

Además, responsabilizó directamente a Washington, Londres y París, explicando que esto representa un insulto al Presidente de Rusia que es "inaceptable e inadmisible".

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Ígor Konashénkow, denució que las pruebas utilizadas por el gobierno de los Estados Unidos para realizar el ataque a Siria fue un montaje.

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, denunció que Francia se niega a compartir la información de Inteligencia, de la que habla, sobre la 'culpabilidad' del presidente de Siria, Bashar al-Asad, en el presunto ataque químico lanzado contra Duma, sita en la región siria de Guta Oriental.

Los ataques occidentales, realizados "sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU, en violación de la Carta de Naciones Unidas, de las normas y principios del derecho internacional", constituyen "un acto de agresión contra un estado soberano", dijo Putin, quien convocó a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

"Estamos llevando a cabo una evaluación de los daños materiales", agregó.

De acuerdo con las investigaciones, las evidencias señalan que un grupo de personas desconocidas interrumpieron en la sala del hospital de la ciudad de Dumas con cámaras y niños, a los que le lanzaron agua para simular que estaban siendo tratados por un ataque químico.

"Esta escalada en torno a Siria tiene un efecto destructivo sobre todo el sistema de las relaciones internacionales".