Canal de Panamá separa a capitanes de remolcadores por paralizar operación

Ajustar Comentario Impresión

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) reaccionó a la paralización del tránsito por el Canal de Panama ocasionada cuando algunos capitanes de remolcadores se negaron a cruzar las embarcaciones por las esclusas neopanamax.

Los sancionados, según un pronunciamiento de la ACP, "afectaron el tránsito ininterrumpido por las nuevas esclusas", y señaló que, "continúa (con) las investigaciones pertinentes, a fin de aplicar las acciones y las sanciones correspondientes".

La entidad remarcó que capitanes de remolcador "impidieron el normal funcionamiento de la operación, al rehusarse a cumplir su instrucción de trabajo, generando pérdidas económicas millonarias, afectando la confianza de los clientes, la imagen del Canal y del país". "La medida tomada por los capitanes de remolcadores no sólo tiene un impacto negativo para el Canal sino también para la economía nacional", denunció el presidente de la asociación, Inocencio Galindo.

"No se va a privatizar el servicio de remolcadores".

Los capitanes de remolcadores indicaron que se acogieron al llamado a diálogo realizado por el sub-administrador, a quien han llamado reiterativamente durante todo el día sin recibir respuesta alguna.

"Desde la CCIAP rechazaremos todo tipo de acción que ponga en riesgo el libre y seguro tránsito de los buques por el Canal de Panamá", concluye la nota.

Por el canal, construido por EE.UU. a principios del siglo pasado y transferido a Panamá el 31 de diciembre de 1999, pasa cerca del 6 por ciento del comercio mundial y se une más de 140 rutas marítimas y 1.700 puertos en 160 países distintos.

Desde junio de 2016 mantiene operativa su primera ampliación, un proyecto cuyo costo asciende ya a 5.600 millones de dólares y que consiste en un nuevo carril para dar paso a los neopanamax, buques con capacidad para transportar unos 14.000 contenedores, el triple de la carga que pasa en la vía centenaria.