Cumbre de las Américas: familiares de periodistas secuestrados están en Lima

Ajustar Comentario Impresión

El texto del compromiso, que debe ser adoptado por los jefes de Estado y de Gobierno, incluye acciones concretas para la lucha contra la corrupción en la región en temas como transparencia y acceso a la información, participación de la sociedad civil en el seguimiento de la gestión gubernamental, protección de informantes y libertad de expresión, además en educación en valores democráticos.

De acuerdo a la agenda presidencial, a las 14.15 Macri partirá desde el sector militar del aeroparque metropolitano Jorge Newbery, a bordo del avión Tango 04, con destino al aeropuerto internacional Jorge Chávez, la principal terminal aérea de Lima.

Asimismo, Macri volverá a la carga para intentar que Estados Unidos abra la importación de productos argentinos como el biodiesel, la carne vacuna y ovina patagónica y los cítricos dulces.

El mandatario llegará alrededor de las cinco de la tarde a Perú y se trasladará hacia el Gran Teatro Nacional de Lima, donde se realizará el acto inaugural de la VIII Cumbre de las Américas.

El sábado Macri también se entrevistará con el presidente de Canadá, Justin Trudeau, quien ya vino a Buenos Aires, y con el colombiano Juan Manuel Santos.

Entre ellos, formarán parte los presidentes Michel Temer (Brasil), Tabaré Vázquez (Uruguay), Horacio Cartes (Paraguay), Lenín Moreno (Ecuador), Enrique Peña Nieto (México), Evo Morales (Bolivia) y Raúl Castro (Cuba), según se indicó en un comunicado del gobierno argentino. Pasado el mediodía, el jefe de Estado argentino mantendrá tres reuniones bilaterales. Con las ausencias de Donald Trump y Nicolás Maduro, se intentará lanzar una embestida contra el régimen de Venezuela y poner en agenda el debate de la corrupción.

De hecho, en el país anfitrión ese tema mantiene aún hoy convulsionados a sus ciudadanos: es que, sospechado por mantener vínculos con la constructora brasileña Odebrecht, el 21 de marzo renunció quien era su presidente, Pedro Pablo Kuczynski, un día antes de que el parlamento peruano votase su destitución, también acusado por comprar votos de congresales.