La Academia Sueca se desmorona a base de dimisiones

Ajustar Comentario Impresión

Los miembros de la academia son nombrados de forma vitalicia y las renuncias son extremamente raras.

Jean-Claude Arnault, vinculado a la Academia y esposo de uno de sus miembros, había recibido numerosas denuncias por acoso sexual y hostigamiento.

Este fue el detonante de un sinfín de críticas contra la Academia que han terminado con la dimisión de Danius y de la esposa de Arnault, Katarina Frostenson.

Sara Danius, de 56 años de edad, dijo que había perdido la confianza de la Academia de 18 integrantes, pero no quiso comentar si se realizó una votación para destituirla como secretaria permanente. Está acusado de abuso sexual y de haber revelado nombres de premiados con el Nobel de Literatura.

En diciembre, la academia le prohibió a Arnault asistir al banquete del Nobel luego que el diario sueco Dagens Nyheter publicó acusaciones de 18 mujeres que dijeron que él las agredió o violó. Arnault, quien dirige un centro cultural en Estocolmo, negó las acusaciones.

El martes, uno de los mayores diarios de Suecia, el Dagens Nyheter, dijo que la academia investigó acusaciones de que Arnault filtró los nombres de ganadores del Nobel de Literatura siete veces a partir de 1996, incluyendo el del músico estadounidense Bob Dylan y la periodista bielorrusa Svetlana Alexievich.

La crisis comenzó la semana pasada después de que tres integrantes varones renunciaron debido a que la Academia votó para no destituir a una colega. El historiador y escritor Peter Englund (silla n°10), el traductor y escritor Klas Östergren (silla n°11) y el especialista en historia de la literatura y escritor Kjell Espmark (silla n°16) dimitieron el viernes último.

Tras el mensaje del rey, Frostenson y la intelectual y crítica Sara Danius (silla n°7), quien además oficiaba de secretaria de la Academia Sueca desde 2015, renunciaron a sus cargos.

El rey sueco Carlos XVI Gustavo dijo el miércoles que las renuncias "generan el riesgo de dañar gravemente" a la Academia, y todos los involucrados necesitan "percatarse de su responsabilidad hacia la institución y contribuir a resolver conflictos".

La Academia Sueca fue fundada en 1786 por el rey Gustav III. En un país conocido por sus políticas públicas en favor de la equidad de género, sólo nueve mujeres han formado parte de la institución.

¿Te gustó esta nota?