Putin espera que impere el sentido común en las relaciones internacionales

Ajustar Comentario Impresión

"No obstante, seguimos esperando que, al fin y al cabo, el sentido común prevalezca y las relaciones internacionales adopten un rumbo constructivo".

Rusia, que impidió la adopción de la iniciativa con su derecho de veto, propuso ayer otras dos resoluciones, una para crear un mecanismo de investigación con un funcionamiento distinto y otra para respaldar que expertos de la organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) analicen lo ocurrido en Duma.

Ésta fue la escueta reacción de Putin a los exabruptos de Trump en Twitter.

La resolución estadounidense vetada por Rusia buscaba establecer un nuevo grupo de expertos independientes capaz de señalar a los responsables de los ataques químicos registrados en Siria. "¡Prepárate Rusia, porque van a estar llegando, bonitos, nuevos e 'inteligentes'!"

El rifirrafe verbal tiene lugar un año después de que EEUU lanzara 59 misiles Tomahawk contra la base aérea siria de Shayrat tras otro supuesto ataque químico perpetrado por las fuerzas leales a Damasco.

Trump agregó que Rusia no debería asociarse "con un animal que mata con gas a su gente y disfruta", en referencia al presidente sirio. El gobierno ruso aseguró además que no le interesa participar en la "tuito-diplomacia" de Trump y que es favorable a "acercamientos serios".

Los misiles con los que Estados Unidos quiere atacar Siria pueden destruir las pruebas del uso de armas químicas en ese país, sugirió hoy la portavoz de la Cancillería rusa, Maria Zajarova, en un mensaje de respuesta al tuit del presidente Donald Trump sobre un inminente bombardeo.

Mientras, la Cancillería fue aún más allá que el Kremlin al insinuar que lo que en realidad busca EEUU al atacar Siria es "borrar todas las huellas de la provocación (el supuesto uso de armas químicas) con ataques con misiles inteligentes".

La diplomática recordó que "los misiles inteligentes deben ser dirigidos contra los terroristas y no contra un Gobierno legítimo que tantos años lucha contra el terrorismo internacional en su territorio".

Y recordó que la OMS ya demostró su falta de credibilidad en varias ocasiones en Siria, como cuando denunció la falta de medicinas en las zonas bajo control terrorista en Alepo y una vez liberada la ciudad se encontraron almacenes repletos de fármacos, incluidos los suministrados por la agencia de Naciones Unidas.