Rusia recibe un nuevo revés sobre Siria

Ajustar Comentario Impresión

La cancillería siria hizo la declaración en un contexto de retórica belicista por parte de Estados Unidos y sus aliados europeos, los cuales están amenazando con lanzar una acción militar contra Siria bajo el pretexto del uso de armas químicas por parte del ejército sirio.

Estados Unidos solicitó al Consejo de Seguridad de la ONU votar hoy mismo sobre su proyecto de resolución para poner en marcha un nuevo mecanismo internacional para investigar el uso de armas químicas en Siria.

"Responderemos con fuerza", adelantó luego el mandatario, que prometió tomar una decisión el lunes por la noche "o muy pronto".

La adopción de una resolución requiere nueve votos, incluyendo los votos a favor de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad: Reino Unido, China, Francia, Rusia y Estados Unidos.

En cuanto comienza a hablar Bashar Jaafari, el equipo de diplomáticos de Estados Unidos -que encabeza la embajadora Nikki Haley- ante la ONU dejó la sala, como muestra RT en video. "Ha llegado el momento de que el mundo vea que se ha hecho justicia", continuó.

"Si fueron los rusos, si fue Siria, si fue Irán, si fueron todos ellos juntos, lo descubriremos y tendremos las respuestas bastante pronto", afirmó Trump en una reunión con su gabinete por la mañana.

No hay dudas de que el incidente con armas químicas ocurrido el pasado 7 de abril en la ciudad siria de Duma es un montaje, declaró este lunes el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia.

El régimen sirio, por su parte, rechazó las acusaciones de usar gases tóxicos.

LLorenti apuntó que la investigación sobre las armas químicas es necesaria, pero debe efectuarse con una visión imparcial e independiente.

Gracias al apoyo militar crucial de Moscú, el gobierno de Al Asad recuperó más de la mitad del territorio sirio, a costa de una guerra devastadora que se ha cobrado más de 350.000 vidas.

Durante varias semanas de febrero y marzo, el enclave rebelde fue blanco de intensos bombardeos que mataron a más de 1.700 civiles, según el OSDH.