Implementa INAH el Operativo Equinoccio de Primavera 2018 en Zonas Arqueológicas

Ajustar Comentario Impresión

El programa se desarrollará bajo la coordinación de autoridades federales, estatales y municipales, elementos de seguridad pública y personal médico especializado. Sin embargo, las zonas arqueológicas atenderán a los visitantes desde el sábado 17 hasta el miércoles 21, incluyendo el asueto del día 19.

De acuerdo a información oficial de la delegación federal y publicada en el sitio oficial, la entrada de la primavera será este martes 20 de marzo a las 16:15 horas del Tiempo Universal Coordinado, es decir, a las 10:15 horas del centro de México de acuerdo a datos del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Además se recomienda llevar ropa y calzado cómodos, cubrirse del sol con gorra y sombrero, además de poder acceder con agua embotellada.

El operativo civil se realizará en las zonas que anualmente reciben una afluencia importante de visitantes durante esta temporada como Teotihuacán en el Estado de México; Chichén Itzá y Dzibilchaltún en Yucatán; Cuicuilco y Templo Mayor en la Ciudad de México; el Tajín, Veracruz; Tula, Hidalgo, San Gervasio y Tulum en Quintana Roo, entre otros.

Los visitantes no podrán ingresar con mascotas, objetos voluminosos, cigarros, cerillos, encendedores, bebidas alcohólicas, estupefacientes, armas de cualquier tipo ni explosivos. Por motivos de conservación, permanecerá cerrado al público el Conjunto de Superpuestos.

En esta fecha y en ocasiones por tradición personas acuden a las zonas arqueológicas a recibir la primavera para "cargar energía" aprovechando el misticismo que las rodea.

Toma en cuenta que el ingreso será de las 8 a las 17 horas y tendrá un costo de 70 pesos.

El costo de acceso a las zonas arqueológicas catalogadas como tipo AAA es de 70 pesos; AA, 70 pesos; A, 60; tipo B, de 55; y tipo C, de 45. El cenote Xlacah (en maya "pueblo viejo") permanecerá cerrado el día 21 de marzo.

El operativo Equinoccio de Primavera 2018 tiene por objetivo una visita ordenada a los sitios arqueológicos y, sobre todo, sensibilizar a los visitantes sobre la importancia de conservar el patrimonio cultural como parte de nuestra memoria histórica.