May: Es probable que Rusia sea responsable del caso del ex espía

Ajustar Comentario Impresión

La primera ministra británica, Theresa May, dijo el lunes que es "muy probable" que Moscú sea el responsable del envenenamiento en Inglaterra del exagente doble ruso Sergei Skripal y su hija usando un agente neurotóxico de grado militar.

Este martes, Lavrov afirmó que la Convención sobre la Prohibición de Armas Químicas obliga al Reino Unido a proporcionarle a Rusia el acceso a las evidencias y demás materiales del caso, incluida la sustancia sospechosa para que expertos del país aludido puedan analizarla por su cuenta.

Agregó que Gran Bretaña espera que el embajador ruso explique cuál versión es la verdadera.

La ministra dijo tras esa reunión que todavía es pronto para señalar al posible responsable del ataque y resaltó que la policía necesita "espacio y tiempo" para analizar las más de 240 pruebas que ha recogido hasta ahora y revisar una cantidad sustancial de grabaciones de cámaras de seguridad.

"Y, francamente, me sorprendería que no señalara al Kremlin", añadió.

"Investiguen en su país y después discutiré con usted", respondió Putin a un periodista de la BBC mientras visitaba unos invernaderos en la región de Krasnodar, conocida como el granero de Rusia, acompañado de un grupo de reporteros.

La sustancia fue detectada por los investigadores forenses en la pizzería Zizzi, uno de los escenarios en los que se centra la investigación para tratar de determinar quién está detrás del envenenamiento de Skripal y su hija, que siguen hospitalizados en estado crítico.

El diputado y ex agente del KGB Alexandr Lugovói, acusado por Londres de haber envenenado a Litvinenko con polonio radiactivo, también descalificó las afirmaciones de May, de las que dijo que eran, "como mínimo, irresponsables".

Skripal fue un militar ruso que fue condenado a 13 años de cárcel por "alta traición en forma de espionaje" por revelar al servicio de inteligencia británico, MI6, los nombres de agentes rusos trabajando de manera encubierta en Europa. Fue liberado en 2010 dentro de un canje de espías y se había instalado en la ciudad de Salisbury.

"Este es un show circense en el Parlamento británico", señaló la portavoz del ministerio Maria Zakharova.

Zajárova recomendó a Londres que, "antes de inventar nuevas historias", informe sobre los resultados de las investigaciones sobre la muerte en el Reino Unido de ex espías. "Y muchos otros murieron en extrañas circunstancias en territorio británico", declaró la vocera.

Además, el presidente ruso Vladimir Putin invitó a Londres a esclarecer el caso antes de dar más pasos: "Aclaren las cosas de su lado, y luego hablaremos de ello".