Exiliado ruso aparece muerto en Londres

Ajustar Comentario Impresión

Nikolai Glushkov, un exiliado ruso de 68 años, amigo del empresario fallecido Boris Berezovsky, fue encontrado muerto el lunes en Londres, según revelaron sus amigos y familiares al diario The Guardian.

"La policía contraterrorista británica lidera la investigación por precaución, por las asociaciones que se cree que tenía el hombre", explicó la policía en un comunicado.

Glushkov, de 68 años, trabajó en la década de los noventa para Aeroflot y LogoVAZ, la compañía automovilística de Berezovski.

En 1999, cuando Berezovsky se enemistó con Vladimir Putin y huyó al Reino Unido, Glushkov fue acusado de lavado de dinero y fraude y estuvo cinco años en la cárcel y fue liberado en 2004.

La policía trata de momento de "inexplicado" el incidente mientras aguarda los resultados de la autopsia.

El exiliado se refugió en Londres y en marzo del año pasado fue condenado en ausencia a ocho años de prisión por haber defraudado a Aeroflot cuando era su director financiero, según The Telegraph.

El cadáver de Glushkov aparece solo diez días después del ataque con gas nervioso a un exespía ruso, que ha tensado las relaciones entre Reino Unido y Rusia.

Berezovsky fue hallado colgado en su casa de Berkshire (Inglaterra) en 2013, en un aparente suicidio, aunque su entorno aseguró que no creían que se quitara la vida a sí mismo.

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, ha indicado que es "altamente probable" que el Kremlin esté detrás de ese ataque y ha avanzado que impondrá un amplio rango de medidas contra Rusia si confirma sus sospechas.