Muere Oscar Gröning, "el contador de Auschwitz" a los 96 años

Ajustar Comentario Impresión

'Lo único que tenemos es una carta de su abogado según la cual habría fallecido', declaró Eisenhauer, que aseguró 'no disponer todavía' de un certificado de fallecimiento, un documento que debe ser entregado por el Ayuntamiento a las autoridades judiciales y cuya emisión puede tardar unos días.

A finales de 2017, la justicia alemana ordenó su encarcelamiento, después de que el anciano de 96 años tratara en vano de escapar a la detención presentando un recurso ante el Tribunal Constitucional, alegando su mal estado de salud.

El proceso contra Groening duró cuatro meses y se inscribió en la serie de juicios tardíos abiertos en los últimos años contra los crímenes del nazismo.

- El llamado 'contable de Auschwitz' Oskar Groening, condenado por complicidad en el asesinato de 300.000 judíos, ha muerto a los 96 años en un hospital sin haber ingresado en prisión, ha informado el semanario Der Spiegel.

A su vez reconoció ser totalmente consciente de los crímenes que se estaban realizando y se lamentó por no haber actuando en consecuencia a ellos.

Groening, quien admitió ser moralmente culpable, dijo que era un nazi entusiasta cuando fue enviado a trabajar a Auschwitz en 1942, cuando tenía 21 años.

Gröning admitió en su juicio, celebrado en 2015 en la Audiencia de Lübeburg (norte del país), su "complicidad moral" en las muertes de Auschwitz, donde cumplió labores tales como la incautación y administración del dinero y las pertenencias de quienes llegaban como deportados.

La condena a cuatro años de cárcel superó la petición de la Fiscalía -que había solicitado tres años y medio-, mientras que la defensa pedía la libre absolución del acusado, quien asistió al proceso auxiliado por un andador.

Oskar Gröening fue condenado a cuatro años por su papel como cómplice del asesinato de aproximadamente 300.000 millones de personas en el campo de concentración de Auschwitz.

De los seis millones que murieron en el Holocausto, más de un millón de judíos fueron ejecutados en Auschwitz.

A diferencia del citado Demjanjuk, quien se mantuvo en silencio durante todo el juicio, Groening ofreció amplias declaraciones sobre el día a día de Auschwitz y su papel en la burocratizada maquinaria de exterminio.

Tras la caída del nazismo, Gröning fue transferido a un campo de internamiento británico.