Mike Pompeo, nuevo Secretario de Estado de EU

Ajustar Comentario Impresión

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, destituyó este martes a Rex Tillerson como secretario de Estado y anunció como reemplazo a Mike Pompeo, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

"Mike Pompeo, director de la CIA, se convertirá en nuestro nuevo secretario de Estado. ¡Gracias a Rex Tillerson por su servicio!", tuiteó Trump.

El presidente usó la red social para anunciar cambios mayores en su administración en momentos en que se preparan los detalles para una histórica cumbre con el líder de Corea del Norte Kim Jong-un.

"Gina, a propósito, a quien conozco muy bien, con quien he trabajado muy de cerca, será la primer mujer directora de la CIA". "Con Tillerson trabajamos bien, pero no estábamos de acuerdo en muchas cosas".

En un comunicador emitido por la Casa Blanca, Trump adelantó que Pompeo continuará con el programa para volver a poner a Estados Unidos en liderazgo del mundo, "reforzando" sus alianzas, "enfrentándose" a los enemigos, así como "buscando la desnuclearización de la península de Corea". El acuerdo con Irán pensé que era terrible, él pensó que estaba bien. Yo quería romperlo o hacer algo, él se sentía un poco diferente.

"Mike Pompeo será un verdaderamente genial Secretario de Estado, tengo total confianza en él. Eso es lo que necesito en un Secretario de Estado".

El lugar de Mike Pompeo lo cubrirá Gina Haspel, quien será la primera mujer que se encargará de dirigir la CIA.

" Gina es una ejemplar agente de inteligencia y una devota patriota que aportará al cargo 30 años de experiencia profesional en la agencia".

Haspel, quien ingresó a la CIA en 1985, ha sido jefa de diversos puestos de avanzada en el exterior. Ha ostentado cargos de responsabilidad como subdirectora del Servicio Nacional Clandestino y del Servicio Nacional Clandestino para la Inteligencia Extranjera y la Acción Encubierta, además de jefa de personal en el Centro Contraterrorista y en el Servicio Nacional Clandestino.

A finales de noviembre, el diario The New York Times informó de que el presidente estadounidense planeaba relevar a Tillerson para situar a Pompeo al frente del Departamento de Estado, sin embargo, la Casa Blanca lo negó y Tillerson continuó en el cargo. Según el periódico, supervisó la tortura de dos sospechosos de terrorismo y posteriormente ayudó a destruir cintas que documentaron los brutales interrogatorios en una prisión secreta en Tailandia.