Cuba se prepara para las elecciones legislativas de abril

Ajustar Comentario Impresión

El proceso es el mismo cada cinco años.

Más de ocho millones de cubanos están llamados a las urnas para votar por los diputados de la Asamblea Nacional -AN-, el último paso antes del relevo de Raúl Castro en la presidencia, cargo que previsiblemente ocupará Miguel Díaz-Canel.

"Es un tributo a Fidel y un apoyo a Raúl, nuestro presidente, que en medio de esta situación difícil ha liderado el proceso de actualización de nuestro modelo económico y social", afirmó Díaz-Canel, "número dos" del Gobierno desde 2013.

Se trata de los primeros comicios generales sin Fidel Castro, fallecido en 2016 y quien gobernó la isla como presidente desde 1976 hasta 2008, siempre ratificado por la Asamblea Nacional o Parlamento.

Rafael Padrón, quien es entrenador deportivo, comenta: "Para muchos cubanos, las elecciones siguen siendo lo mismo pues su nivel de vida continúa igual y nunca han representado grandes cambios".

Pese a que la elección se presenta como el inicio de una profunda renovación generacional, al menos dos dirigentes históricos de la Revolución seguirán presentes en la Asamblea junto a Raúl Castro y, probablemente, ocupando otros órganos de poder. La Constitución instituye al Partido Comunista de Cuba (PCC) -del cual Raúl continuará como primer secretario hasta 2021- como la "fuerza dirigente superior de la sociedad".

"El próximo presidente podrá no tener ese apellido (Castro); pero será, sin duda, un hijo de la Revolución", dijo la cancillería cubana en Twitter.

"Continuará la marcha triunfante de la revolución (.) perdurará la tranquilidad, la libertad, la independencia y la soberanía del pueblo, a esas cosas nunca vamos a renunciar", dijo tras sufragar.

Si asume la presidencia como todo parece indicar, será el primero en décadas que no se apellide Castro o haya participado de algún modo en la gesta revolucionaria que triunfó en 1959.

Díaz-Canel es candidato a diputado por el Distrito 3 de la ciudad de Santa Clara, y al llegar se unió a la fila de electores que hacían cola para votar, como ha sucedido desde las 7:00 de la mañana.

"Políticamente el problema de la ausencia de un líder carismático se agudiza, y el desgaste ante la falta de despegue económico sin la esperanza de la retórica cautivante de Fidel Castro se ha palpado", dice el analista cubano Arturo López-Levy. Este domingo también serán ratificados 1.265 delegados provinciales.

En esas elecciones la participación fue del 85,9%, la más baja en la Revolución -donde votar no es obligatorio pero sí está mal visto no hacerlo-, debido en gran medida a la creciente abstención entre los más jóvenes, desencantados con un sistema en el que los cambios vienen desde arriba. Grupos disidentes como "Cuba Decide" convocó a dejar la boleta en blanco o escribir consignas opositoras.