Crisis en la política exterior de Trump: Chau Tillerson, llega Pompeo

Ajustar Comentario Impresión

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha decidido cesar al actual secretario de Estado, Rex Tillerson, y nombrar en su lugar a Mike Pompeo, que hasta este martes ejercía como director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), según ha anunciado el propio mandatario.

El reemplazo de Tillerson será el hasta ahora jefe de la CIA, Mike Pompeo, quien a su vez será reemplazado por Gina Haspel, quien será la primera mujer a cargo de la agencia de inteligencia norteamericana.

A pesar del momento y el modo en que fue anunciada, la salida de Tillerson no resulta sorprendente puesto que hace meses que se especulaba con la posible renuncia del hasta hoy máximo responsable de la cartera de Exteriores, con quien Trump ha tenido numerosos desacuerdos a lo largo de los últimos meses.

"Rex y yo (...) nos llevamos bastante bien, pero discrepamos en cosas", dijo.

"Mike Pompeo, director de la CIA, será nuestro secretario de Estado". ¡Hará un trabajo fantástico!', indicó el gobernante republicano en el servicio de microblogging. "Entonces no estábamos pensando lo mismo", agregó.

"Quiero agradecerle a Rex Tillerson por su servicio".

Trump ha dicho que el nombramiento de Gina Haspel como directora de la CIA es "un hito histórico" y ha destacado el gran "respeto mutuo" que ha mantenido con Pompeo durante el año que ambos han trabajado juntos al frente de la agencia.

"Él continuará en el programa de restauración de América ante el mundo, el fortalecimiento nuestras alianzas, confrontando a nuestros adversarios y buscando la desnuclearización de la península de Corea", señala la declaración hecha por Trump.

El saliente secretario de Estado, que estaba de gira por África la semana pasada cuando Trump decidió aceptar la invitación para reunirse con Kim, suspendió su agenda por estar "indispuesto" y acortó su viaje para poder regresar a Washington.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, y el destituido secretario de Estado Rex Tillerson, en una reunión de la Casa Blanca, 20 de noviembre de 2017.

Pero sus esfuerzos a menudo fueron eclipsados por el estilo poco diplomático de Trump y sus tuits burlones que provocaron tensiones internacionales.