Trump acusa a Unión Europea de tratar mal a EU en comercio

Ajustar Comentario Impresión

"Si no, ponemos impuestos a los autos (.) Prepárense para los aranceles", agregó el mandatario al citar las marcas alemanas Mercedes-Benz y BMW, poco después en un acto electoral en Moon Township, una zona con una gran concentración del sector siderúrgico, en el oeste de Pensilvania.

La Unión Europea y Japón exhortaron hoy a Estados Unidos a concederles exenciones en los aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio, luego de que Trump firmara el jueves una orden que fija las tarifas en 25 por ciento para el acero y del 10 por ciento para el aluminio, y que entraría en vigor en 15 días.

Las discusiones continuarán la semana que viene aunque por el momento no se ha puesto fecha a un futuro encuentro. Dijo que México y Canadá están exentos por ahora y que otros países podrían sumarse también a ese beneficio si pueden convencer a su gobierno de que sus exportaciones de acero y aluminio no amenazan a la industria estadounidense.

La comisaria de Comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmström, y el ministro japonés del ramo, Hiroshige Seko, mostraron su preocupación al respecto al representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, con quien ambos se reunieron en Bruselas.

Por su parte, el presidente argentino Mauricio Macri se comunicó telefónicamente con Trump para expresarle su "preocupación por el efecto negativo de estas medidas", detalló un comunicado de la presidencia de Argentina.

"¿Cuál es el riesgo (para la seguridad nacional) si Bélgica exporta una pequeña cantidad de su acero hacia Estados Unidos?", se preguntó el canciller belga ante los argumentos de Trump.

Por su parte, la Asociación China del Hierro y el Acero (CISA) pidió a las autoridades que respondan ante estos aranceles que "violan las normas de la Organización Mundial del Comercio" con otras medidas sobre las importaciones estadounidenses. Malmstroem dijo que el verdadero problema es la sobreoferta de acero en los mercados globales y rechazó la afirmación de Trump de que los aranceles son necesarios para proteger la seguridad nacional estadounidense, especialmente cuando la mayoría de los países de la UE son miembros de la OTAN.