Unión Europea tomará medidas ante aranceles, solo hasta dialogar con EUA

Ajustar Comentario Impresión

La comisaria de Comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmström, ha pedido este sábado a Estados Unidos que el bloque quede exento de la subida de aranceles sobre el acero y el aluminio anunciada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras unas conversaciones mantenidas este sábado en Bruselas con el representante de Comercio norteamericano, Robert Lighthizer, que de momento "no han arrojado resultados" y "proseguirán la semana que viene".

Sin embargo, el Ejecutivo comunitario aseguró este viernes que no hará concesiones en materia comercial ni de otro tipo para obtener tal exención y advirtió de que está listo para responder en un plazo máximo de 90 días si es necesario con sus propios aranceles y salvaguardas a productos estadounidenses y un recurso ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

China pidió ya hoy a Estados Unidos que retire "lo antes posible" esos nuevos aranceles, pues alertó que tendrán un "grave impacto" sobre el comercio internacional.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici.

La ministra alemana de Economía, Brigitte Zypries, aseguró que Berlín acordará con la Comisión Europea una respuesta "sensata, pero clara" a los aranceles al acero y al aluminio estadunidenses y advirtió a su presidente, Donald Trump, que está aislando a su país.

En este contexto, México y Canadá quedaron exentos del cobro en tanto no concluyan la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

La Secretaría de Economía mexicana señaló que el proceso de negociaciones para la modernización del TLCAN "sigue su curso de manera independiente a ésta o cualquier medida de política interna que tome el gobierno de Estados Unidos".

De su lado, el canciller galo Jean-Yves Le Drian declaró a una televisora local que Europa debería reaccionar con "represalias" a la decisión de Trump de aumentar fuertemente las tarifas aduaneras que aplica a sus importaciones de acero y de aluminio.

Esa medida provocará "graves perjuicios" a las exportaciones brasileñas, "ampliamente" favorables a Estados Unidos, según el comunicado conjunto de la cancillería brasileña y del Ministerio de Industria y Comercio.

Los principales socios comerciales y empresas de Estados Unidos advirtieron que la medida fiscal podría ser contraproducente, al desatar una guerra comercial y perjudicar más a sus aliados que a China, su objetivo principal.