Pyongyang ha prometido no probar misiles durante diálogos — Trump

Ajustar Comentario Impresión

El presidente estadounidense, Donald Trump, y su par chino, Xi Jinping, se comprometieron hoy, telefónicamente, a mantener la presión y las sanciones hasta que Kim Jong-un, gobernante de Corea del Norte, tome medidas tangibles hacia una desnuclearización "completa, verificable e irreversible",.

"Pienso que ellos quieren hacer la paz".

El presidente estadounidense había dicho justo antes de volar a Pennsylvania que estaba convencido de que ese encuentro se sellará con "enorme éxito".

"Nuestra determinación no ha cejado y nuestra política sigue siendo la misma: todas las sanciones siguen en vigor y la campaña de presiones máximas continuará hasta que Corea del Norte dé pasos permanentes, concretos y comprobables para poner fin a su programa nuclear", dijo Pence.

"Pienso que nos espera un gran éxito, que nos espera algo muy exitoso". Dijeron que Trump aceptó reunirse con Kim para mayo y la Casa Blanca confirmó posteriormente la decisión del presidente. "Eso sería grandioso", explicó.

Un poco más temprano, Trump escribió en Twitter que "Corea del Norte no ha realizado una prueba de misil desde el 28 de noviembre de 2017".

Previamente, Trump tuiteó que China apreciaba que Washington estuviera buscando una solución diplomática en lugar de optar por "la ominosa alternativa" y que Japón estaba "muy entusiasmado" con las conversaciones acordadas.

El primer ministro sueco, que esta semana estuvo en Washington para entrevistarse con Trump, resaltó que su país tiene una embajada en la capital norcoreana desde hace 40 años y que eso "le ha dado una posición y una relación con Corea del Norte, en la que sentimos que confían en nosotros".

No obstante, el espectacular anuncio del encuentro entre Trump y Kim pareció tomar por sorpresa al Secretario de Estado, Rex Tillerson, quien se encuentra en una gira por África.

Pese al amplio respaldo internacional a un eventual diálogo entre Corea del Norte y Estados Unidos, que podría iniciar con la reunión de Trump y Kim Jong-un, algunos analistas miran con recelo el anuncio del jueves.