Guerra comercial, riesgo para inflación de México: Banxico

Ajustar Comentario Impresión

Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México, durante su informe trimestral en febrero pasado.

En la 81 Convención Bancaria, y previa a la presentación de los candidatos presidenciales de coalición, el funcionario del Banco de México insistió en que la estabilidad debe entenderse como un bien público y la sociedad valora este entorno.

Para fijar la tasa de interés, la inflación no es el único elemento que se toma en cuenta; lo que hagan los bancos centrales de Estados Unidos y Europa es algo que tiene mucho peso, lo mismo que los niveles de tipo de cambio y las entradas y salidas de la inversión extranjera de portafolios, donde los extranjeros han mantenido saldos importantes en bonos del gobierno mexicano, denominados en pesos a tasa fija y con vencimientos largos, en los últimos 10 años.

Explicó que los supuestos del banco central de que la inflación convergerá a la meta de 3 por ciento a inicio del próximo año está sostenida en que prevalezcan condiciones ordenadas en el mercado cambiario; que no haya ajustes de precios como el de la gasolina el año pasado; y que no haya presiones en la demanda agregada (como pueden ser los precios de bienes importados) o el mercado laboral que incidan en la inflación.

"La trayectoria decreciente que dimos a conocer la semana pasada es gradual, pero claramente depende de no enfrentar algunos choques que pudieran tener un efecto transitorio y muy significativo sobre la inflación", dijo a Reuters el gobernador Alejandro Díaz de León en entrevista.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este jueves formalmente la imposición de aranceles de 25 % a las importaciones de acero y de 10 % para las de aluminio, de los que quedan exentos por el momento México y Canadá.

Y es que, destacó, este entorno de apertura beneficia a México por las ganancias en eficiencia, la contribución al crecimiento, también a la influencia que tiene a la inflación y a mejores precios para los consumidores.

Los grandes pendientes -no los únicos- siguen siendo la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) y el resultado de las elecciones presidenciales. "Es claro que el entorno externo introduce una capa adicional de incertidumbre asociadas a estas medidas y estaremos muy atentos a su evolución", comentó.