Como en el cine: NASA tiene plan para destruir asteroides

Ajustar Comentario Impresión

Actualmente, un asteroide enorme llamado Bennu se encuentra a unos 84millones de kilómetros de la Tierra y avanza lentamente alrededor de la órbita del sol, pero como las orbitas de los planetas no son redondas (esperamos que todos lo sepan, de lo contrario recomendamos regresar a la primaria), existe un punto en que pasaría relativamente cerca de la Tierra.

Lo bastante como para que la NASA trabaje en una nave para defenderse en caso necesario.

Sin embargo, la misma fuente aclara que la situación que planeta el asteroide, no implica un escenario de certeza absoluta.

De aquí a esa fecha es posible que los cálculos se revisen y no haya el más mínimo riesgo, pero una probabilidad de 1 entre 2.700 es lo bastante elevada como para que la NASA considere la posibilidad de tener que tomar alguna medida cuando ese día llegue dentro de más de 100 años.

Publimetro México
Publimetro México

En caso de que el asteroide sea de grandes proporciones, el plan es que la nave introduzca en su interior la suficiente carga nuclear para que este colisione, con la capacidad de hacer añicos a uno que pese hasta 8.8 toneladas.

En el peor de los casos, Hammer puede activar una carga nuclear para frenar el asteroide o destruirlo, sí, como en la película "Armagedón".

Detonar un arma nuclear en el espacio suena algo es extremo, pero de momento es el único método que tiene el ser humano en caso de que se necesite lanzarle algo a un asteroide, ya que sin duda es el arma más poderosa construida hasta ahora. Será presentado en una conferencia de mayo para expertos en asteroides en Japón. La NASA no ha recibido autorización para construirla y lo más probable es que nunca lo haga por un motivo sencillo: es un proyecto carísimo. Se trata de la misión OSIRIS-REx, la cual despegó en septiembre del 2016 y llegará a su meta en agosto del 2018. La finalidad de esta misión es estudiar Bennu con ayuda de una sonda que desplegará un dispositivo para capturar una muestra de la superficie del asteroide y traerlo de vuelta a la Tierra para estudiarlo en vivo y a todo color. Si todo sale a la perfección, la muestra llegará a la Tierra en el 2023.