Marchan contra proyecto de legalización del aborto en Argentina

Ajustar Comentario Impresión

A fin de contrarrestar parcialmente los argumentos de índole económica (la imposibilidad de mujeres pobres de acceder a abortos en condiciones seguras) que los pro-abortistas esgrimen para defender la necesidad de legalizar el aborto, el "contraproyecto" le otorga a la mujer que fuera víctima de una violación una asignación equivalente a un sueldo de la categoría E del Agrupamiento General del Sistema Nacional de Empleo Público (SINEP), durante todo el período de gestación.

Decenas de diputados oficialistas y opositores presentaron hoy un proyecto de ley para despenalizar el aborto, que se tratará en los próximos meses con una profunda controversia social como telón de fondo.

El proyecto de ley por la interrupción voluntaria del embarazo presentado en el Congreso de Argentina podría recibir el número suficiente de apoyos para conseguir media sanción, señaló en entrevista con Sputnik la diputada Carla Carrizo.

También firmaron Nilda Garré, Daniel Filmus y Máximo Kirchner (FpV-PJ); Karina Banfi (UCR); Raúl Pérez (Frente Renovador); Leonardo Grosso y Araceli Ferreyra (Movimiento Evita), y Carolina Moisés (bloque Justicialista), entre otros. En simultáneo con la presentación que realizarán estas diputadas, legisladores de Cambiemos, encabezados por el rionegrino Sergio Wiski (PRO), hicieron otro tanto con una propuesta propia, que, si bien avala la despenalización, plantea algunas diferencias.

"Son los recursos argumentativos de los sectores antiderechos, porque nosotras también estamos a favor de la vida, precisamente de las mujeres que terminan muriéndose por los abortos clandestinos", observó.

La mayoría de los firmantes son hombres (39) del bloque kirchnerista.

En este caso, la iniciativa apunta a defender el "derecho de toda mujer a decidir voluntariamente" la interrupción de su embarazo durante las primeras catorce semanas del proceso gestacional. "¡Aborto legal para no morir!", gritaron varias veces los dirigentes y manifestantes que colmaron ayer la sala 1 del anexo C de la Cámara de Diputados, desde las 10.30, con pañuelos verdes en sus cuellos.

En un cierre muy aplaudido, la diputada sostuvo que el proyecto tiene nombre y apellido: "Se llama María Campos, una madre de cinco hijos que murió la semana pasada en Santiago del Estero por un aborto clandestino".

El oficialismo anunció que comenzará a tratarse en un plenario de comisiones desde el martes 20 de marzo.

Si la mujer luego decidiera hacerse cargo de la crianza, continuaría percibiendo dicha suma hasta que el niño cumpliera los 18 años. El grupo, liderado por el cordobés Juan Brügge, define como niño por nacer a todo ser humano desde el momento de la concepción o fertilización del óvulo, hasta el de su efectivo nacimiento.