Alarma en la NASA por fuertes ciclones registrados en el planeta Júpiter

Ajustar Comentario Impresión

Así lo afirmaron científicos que lograron profundizar los estudios sobre el planeta gracias a los datos obtenidos por la nave espacial Juno de la NASA, consigna la agencia Reuters.

Estas tormentas colosales casi no han cambiado de opinión ni se han fusionado desde que comenzaron las observaciones.

Alberto Adriani, jefe del grupo del Instituto Nacional de Astrofísica en Roma, dijo que se sorprendió al descubrir un cúmulo octogonal sobre el polo norte que en realidad eran ocho ciclones -cada uno de ellos de un diámetro de miles de kilómetros - rodeando uno central y otro pentagonal sobre el polo sur.

Júpiter, el planeta más grande de nuestro sistema solar es caracterizado por sus enigmáticas y espectaculares nubes multicolor que decoran y cubren su atmósfera.

Hasta ahora los científicos disponían de poca información sobre lo que ocultan las nubes de color rojo, marrón, amarillo y blanco de este planeta gaseoso. "El resultado sorprende porque esto indica que la atmósfera de Júpiter es masiva y su profundidad es mucho mayor de lo que preveíamos", dijo Kaspi en un correo. "Galileo vio las rayas en Júpiter hace más de 400 años", dijo Yohai Kaspi, co-investigador de Juno del Instituto de Ciencia Weizmann, Rehovot, Israel, y autor principal de un artículo de Nature sobre la capa de clima profundo de Júpiter.

Al parecer la superficie de Júpiter está formada por rocas mientras que su atmósfera está cubierta por una masa de gases tan grande que ejerce su propia fuerza gravitatoria, naturaleza que sugiere que existen vientos de hasta 3 mil kilómetros por hora.

Por lo pronto, Juno estará orbitando cerca de Júpiter hasta el mes de julio para modificar su trayectoria y autodestruirse en la atmósfera de Júpiter, el planeta más antiguo de nuestro sistema solar.

Todos los hallazgos fueron publicados en la revista Nature "que describen el campo gravitatorio del planeta (sorprendentemente asimétrico), los flujos atmosféricos, la composición interior y los ciclones polares".

Con estos hallazgos, la NASA mejorará la comprensión de la estructura interior de Júpiter, la masa del núcleo y, finalmente, su origen.

Jonathan Fortney, de la Universidad de California en Santa Cruz, quien no participó de la investigación, dijo que las conclusiones eran "extremadamente sólidas" y revelan que "las mediciones de alta precisión del campo gravitatorio de un planeta pueden usar para responder a interrogantes sobre la dinámica planetaria profunda ".

Glenn Orton y Fachreddin Tabataba-Vakili, investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de NASA y participantes del estudio, dijeron que estos descubrimientos "muestran a Júpiter desde una nueva perspectiva", desconocida antes de Juno.