Comió una babosa por una apuesta con sus amigos y quedó tetrapléjico

Ajustar Comentario Impresión

Un joven australiano apostó con sus amigos que se comería una babosa y lo hizo, pero con resultados inesperados, ya que quedó tetrapléjico.

Este joven, de 27 años y oriundo de Sídney lleva los últimos ocho tetrapléjico en una silla de ruedas.

La babosa estaba infectada por el parásito Angiostrongylus cantonensis que provoca mengoencefalitis eosinifílica, es decir, una infección en el cerebro.

La trágica historia ocurrió en 2010, cuando Sam Ballard festejaba con amigos su cumpleaños número 19. Según recoge Fox News, Sam contrajo meningoencefalitis eosinofílica y cayó en coma durante 420 días.

Su madre tenía la esperanza de que poco a poco volviera a caminar y hablar de nuevo, pero con el paso del tiempo la perdió.

Sam sufre ataques, es alimentado por sondas, no puede controlar la temperatura de su cuerpo y anda en silla de ruedas. Sus amigos han recaudado dinero para que Sam pueda tener la atención que precisa 24 horas al día, siete días a la semana.

En 2016 el joven fue elegido para percibir un subsidio de discapacidad, pero el año pasado le redujeron los recursos, pasando de 490 mil dólares a 135 mil, lo que ha provocado que la familia se endeude.