Desligan a curas con narco en Guerrero

Ajustar Comentario Impresión

Luego de que la Fiscalía del estado vinculara a uno de los sacerdotes asesinados con un grupo delincuencial, el vocero de Seguridad del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, afirmó que ninguno de los dos pertenecía a la delincuencia organizada.

La conferencia en la que no se permitieron preguntas se dio la tarde de este lunes tras la reunión del gobernador Héctor Astudillo Flores con el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa Salvador Rangel Mendoza y el arzobispo de Acapulco Leopoldo González González, en Casa Guerrero.

En las instalaciones de la FGE, el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Álvarez Heredia, acompañado por José Antonio Bonilla Uribe, vice fiscal de Investigación, dio lectura a un comunicado referente a la carpeta de investigación por estos hechos suscitados la madrugada del pasado 5 de febrero, donde fueron asesinados los dos sacerdotes y lesionaron a tres de cuatro de sus acompañantes (dos hombres y dos mujeres) cuando viajaban en una camioneta Hilux Toyota, color blanco y, de los cuales, uno de ellos del sexo masculino, continúa recibiendo atención médica en la clínica del ISSSTE de Acapulco.

Así, se ha detallado que los curas llegaron a Juliantla alrededor de las 7 de la noche, hecho que ha sido conformado por el personal del motel al que llegaron con la intención de pernoctar al término del evento.

Dijo que, con base a las indagatorias, se "establece que aconteció una fricción entre algunos vehículos al momento de la salida del baile, dentro de los cuales se encontraba el vehículo donde viajaban los sacerdotes y sus acompañantes, la cual se dio alrededor de las 3:30 de la mañana".

No obstante, el funcionario estatal no especificó el móvil del crimen y se limitó a decir que siguen investigando las causas para identificar a los agresores y que para ello, "en estos momentos se siguen diversas líneas de investigación, asumiendo como prioritarias las señaladas en los puntos anteriores", indicó. "Este incidente no fue ocasionado por los sacerdotes o sus acompañantes", se lee en el boletín.

El 6 de febrero el titular de la Fiscalía, Javier Olea Peláez, informó que al jaripeo de Juliantla asistieron integrantes de grupos criminales de Guerrero, Morelos y el Estado de México; incluso a estos últimos los responsabilizó del doble homicidio.