Martes 13: ¿día de mala suerte?

Ajustar Comentario Impresión

Si tú eres de aquellas personas supersticiosas que los martes 13 ni sale de su casa o siguen al pie de la letra aquel refrán que dice que "en martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes", tienes que conocer el origen de esta creencia antes de no ver ni la luz del sol este día. Sin embargo, los países anglosajones, aunque también temen el mismo número que nuestro país, lo han trasladado al viernes 13, igual que en Italia.

En la tradición cabalística relacionada con los esenios y el judaísmo jasídico, se considera al 13 como un número maligno debido a que trece eran los espíritus malignos de los que hablaba la Torá, el texto sagrado de los judíos y que representa los primeros cinco libros del Viejo Testamento.

Una de las principales teorías señala que la caída del Imperio Romano en Constantinopla ocurrió un martes 13 en 1453. Además, se cita a un martes como la fecha de la caída de la ciudad de Costantinopla a manos de los otomanos, lo que supuso un golpe muy duro contra las grandes potencias cristianas del siglo XV.

Las connotaciones negativas que se le dan al martes 13 no tienen fundamentos científicos ni religiosos; se trata de un mito.

Los países nórdicos también apuntaban a este número señalando que Loki, dios del mal y el engaño en la mitología nórdica, en una cena entre doce dioses en el Valhalla, apareció como el invitado número 13 para provocar la muerte de Balder, el dios del placer y la alegría. Hay evidencias más que necesarias para considerar que el 13 es un número maldito, pero ahora hay que analizar por qué lo acompaña el día martes.

En la mitología romana, martes provenía del planeta Marte, relacionado con el Dios de la Guerra romano. Y como si esto fuera poco, dicen que un martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.

Este día, en la cultura española, la griega y la de diversos países hispanoamericanos como Cuba, Colombia, Uruguay, Argentina, Venezuela, México y Chile, genera animadversión y temor ante la posibilidad de sufrir de mala suerte. ¿Qué hay detrás de esta extendida superstición? En el Tarot, es el número que hace referencia a la muerte. Incluso hay mucha gente que lo toma al revés, como un día de buena suerte.