Los mejores momentos de los desfiles del Carnaval de Río de Janeiro

Ajustar Comentario Impresión

Hubo también "enredos" (argumentos) mássuaves, como los de las escuelas que conmemoraron la creación del primer museo del país o recorrieron la gastronomía brasileña, pero esta edición bien pudiera calificarse como el "carnaval de la protesta" porque el estreno, en la noche del domingo, estuvo también dominado por la crítica política.

Desde que asumió el puesto el año pasado, el obispo evangélico convertido en político ha recortado los fondos de la ciudad para las escuelas de samba y ha evitado asistir al evento.

En la noche del domingo al lunes, más de 72.000 personas se congregaron en el famoso "sambódromo", el espacio por el que desfilan las escuelas de samba, donde los festejos se prolongaron hasta el amanecer bajo un calor abrasador.

Como la que hizo Paraíso de Tuiuti contra el presidente Michel Temer y sus reformas, en especial el nuevo marco laboral, o Mangueira que apuntó contra el alcalde de Río -el evangélico Marcelo Crivella-que cortó a la mitad las subvenciones para los desfiles justificándose en la crisis financiera.

El vistoso desfile es también una competencia: cada escuela es evaluada por un jurado, que revisa con precisión la calidad de la música, los vestuarios y el tema elegido por cada grupo, entre otros criterios.

Con desfiles que acabarán al alba, este lunes será el turno de las seis escolas restantes de la primera división de la samba que, pese al espíritu festivo, llevan un año preparándose duramente para coronarse como campeonas del carnaval.

El trabajo de un año entero es juzgado en menos de una hora de espectáculo.

Desfile. Integrantes de la escuela de samba del Grupo Especial Mocidade Independente de Padre Miguel, en Río (EFE).

Este año, en segundo lugar quedó la escuela Paraíso de TuiTui, que se rehizo del grave accidente ocurrido durante su desfile el año pasado, en el que murió una periodista aplastada por una de las carrozas y varias personas resultaron heridas.

"El "¡Fora Crivella!" ha sonado con fuerza estos días dentro y fuera del Sambódromo porque el Carnaval, además de atraer a 1,5 millones de turistas y de generar más de 1.000 millones de dólares para la ciudad, da una tregua a las tragedias cotidianas de Rio, sumida en una dura crisis económica y de violencia.

Las normas de seguridad fueron reforzadas y los conductores de las carrozas deberán someterse, por primera vez, a pruebas de alcoholemia.

La temática elegida para el desfile era un homenaje a Ley Aurea, que hace 130 años puso fin a tres siglos de esclavitud en Brasil, pero el recuerdo de aquellos esclavos se resignificó en las "formas modernas de esclavitud", según el director artístico Jack Vasconcelos. En tanto que el Miércoles de Ceniza, tras concluir el carnaval, será anunciada la vencedora del disputado concurso.

Los juerguistas de la escuela de samba Unidos de Vila Maria se presentan durante la segunda noche de carnaval en Sao Paulo, Brasil, en el Sambódromo de la ciudad a principios del 11 de febrero de 2018.

Pero no estará presente en la avenida Marqués de Sapucaí, como se conoce al sambódromo, cuando Mangueira desfile madrugada adentro con sus provocadores versos: "Pecado es no divertirse en el carnaval".

"Es como si entráramos en el Maracaná (el mítico estadio de fútbol de Rio) para jugar una final, todo el mundo nos aplaude, es mágico", narra emocionado Jorge Alves, de 55 años, que desfila para Imperio Serrano vestido de guerrero mongol con un tridente y un casco puntiagudo con plumas coloradas.