Larreta y un protocolo para desarticular la toma de las escuelas

Ajustar Comentario Impresión

Según la ministra, el Estado "tiene la obligación de dejar sentado que no se puede cuidar a los chicos en una situación de toma y que son los padres los que deben hacerse responsables de ellos, no las autoridades de los colegios".

Además, se creó también un protocolo que regulará el accionar de los rectores.

Acuña citó el antecedente de un caso de amenaza de bomba en una escuela que fue denunciado en la justicia y cuyos responsables fueron multados.

Según el protocolo, ante una toma las autoridades del establecimiento deberán dar intervención al Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y al SAME.

Asimismo, desde el Ministerio de Educación, se elevará el referido expediente administrativo para intervención de las áreas de la Procuración General.

Por eso, y ante la posibilidad de que algún reclamo vuelva a tener la misma modalidad en los próximos meses, desde el Ministerio de Educación lanzaron un manual sobre cómo deben actuar los directores de los colegios ante este tipo de situación.

El Ministerio de Educación de la ciudad de Buenos Aires dictará una resolución por la cual, en caso de la una toma de colegio público, los padres de los alumnos que participen se hagan responsables de su seguridad y de los posibles daños patrimoniales en la institución. Incluso, en caso de toma, se desafectarán las autorizaciones que se emiten a principio de año para que los chicos se puedan retirar por su cuenta de la institución.

El año pasado, un fallo de la jueza porteña Elena Liberatori determinó que las tomas de colegios no constituían un delito por lo que, según Acuña, "los rectores quedaban desautorizados, pero dejaba librado a su responsabilidad lo que pudiera pasar dentro de la escuela en una toma". "Los chicos que están en desacuerdo con una medida no pueden vulnerar el derecho a la educación de sus compañeros y al trabajo de los docentes", afirmó la ministra.

- Relato de los hechos y circunstancias por los que se efectivizó la toma del establecimiento educativo.

- El estado detallado del patrimonio escolar documentado fotográficamente al momento en que se inicia la toma del establecimiento. Para el caso de ser posible, las fotografías deben ser certificadas por escribano público o con la presencia de dos testigos debidamente individualizados.

- Constancia de citación a los padres.

- Enunciar los datos de los padres que no hayan retirado a los jóvenes del establecimiento educativo, dejando constancia de los motivos y de haberles hecho saber que la responsabilidad sobre el alumno recaerá exclusivamente sobre ellos. Se deberá labrar un acta de retiro en la cual se le hará saber que mientras dure la situación y, en el caso de ingreso/egreso del alumno al establecimiento educativo, la responsabilidad recaerá exclusivamente sobre el adulto. Allí se consignará el estado del patrimonio escolar al momento de la finalización de la toma, también documentado fotográficamente.