Débora Perez Volpin "tenía hepatitis y un cuadro complejo"

Ajustar Comentario Impresión

Cientos de personas, entre ellos familiares y amigos, despidieron en el cementerio de la Chacarita los restos de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin, quien falleció el martes mientras le realizaban un estudio gástrico. Desde el Sanatorio de la Trinidad dijeron que la periodista y legisladora porteña tenía hepatitis, líquido en la cavidad abdominal y alrededor del hígado, derrames en el tórax, principio de hipertensión e ictericia, según lo consignó Clarín en su edición de ayer.

Añadió Bonelli que: más allá de esas versiones antojadizas y no oficiales de la clínica, lo concreto es que Débora estaba sana, que tenía un problema, por eso se internó, pero no por un problema para fallecer y morirse al otro día.

"La Trinidad debería dar información fehaciente y no versiones que son difíciles de comprobar hasta que no se conozcan los resultados de la autopsia. No tenemos rencores ni deseo de venganza, queremos saber la verdad", dijo conmovido Enrique Sacco, periodista deportivo y pareja de Pérez Volpin. Con el hashtag #JusticiaPorDebora, las redes sociales se sumaron al pedido del camarógrafo de El Trece.

También el abogado de la familia de Pérez Volpin, Diego Pirota, cuestionó el accionar del sanatorio al difundir esa información. "Esto acaba de suceder, veremos qué curso toma la causa", dijo Pirota en declaraciones a Todo Noticias.

En este sentido, el letrado evaluó que la versión "no solo busca generar incertidumbre, sino que los inculpa" a los responsables del sanatorio y agregó: "Aún cuando todo ese cuadro fuera cierto, no exculpa de ninguna manera a la clínica". "La familia desconoce si ella tenía o no esta enfermedad".

La muerte de Débora Pérez Volpin ha dejado muchas dudas y todas las acusaciones apuntan al Sanatorio de la Trinidad.

"Es falso que nunca se registren imágenes de las endoscopías", señaló luego de que desde La Trinidad informaran que "nunca" se realizan videos de esos procedimientos aunque detallaron que sí se sacan fotos.

En el allanamiento que ordenó el juez se llevaron el endoscopio con su procesador, CPU y dos sondas. Ingresa a realizarse estudios de rutina, un estudio programado.