Secretaría de la Niñez actúa ante escándalo gay en el fútbol

Ajustar Comentario Impresión

Todo comenzó cuando se viralizaron una foto y videos en las que el presidente de ese club de Luque, Antonio González, dijo que el futbolista Bernardo Gabriel Caballero era su amante.

Es que ayer a la tarde, una comitiva cañón encabezada por la fiscala Teresa Martínez allanó la sede del club perteneciente a la Liga Luqueña, ubicada en el barrio Maramburé. El Ministerio Público verifica si entre las víctimas hay menores de edad. Por ende, aguardan la audiencia con González para el próximo viernes, Última Hora.

El dirigente Antonio González, presidente del club Rubio Ñu de Luque, es acusado por el jugador Bernardo Caballero de haber "sometido sexualmente" a futbolistas que fichan por el club.

La Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), tras el escándalo, manifestó su preocupación con lo acontecido con el Rubio Ñu de la Liga Luqueña e instó a la Unión del Fútbol del Interior (UFI) a impulsar los procedimientos necesarios y suficientes para tomar las medidas correctivas que correspondan, según su marco normativo, a fin de sancionar ejemplarmente las conductas expresamente tipificadas y que se juzguen contrarias a las leyes nacionales o normas internacionales. En tanto, desde Futbolistas Agremiados del Paraguay expresaron su solidaridad con el jugador "por el atropello laboral que sufrió en ese club", en palabras de su presi, Rogelio Delgado. "Muchas veces tuvimos que intervenir, y con buenos resultados, son casos en los que hubo abusos, extorsión, maltrato, coacción a jugadores, pero esto es más delicado, porque va en contrasentido de lo que debe ser el manejo de los objetivos de un club", refirió el dirigente gremial.