Informe: al menos 6 muertos en un ataque israelí en Siria

Ajustar Comentario Impresión

"Esta ha sido y seguirá siendo nuestra política", advirtió. Uno de los pilotos presenta heridas graves y el otro se reporta con lesiones, según el ejército de Israel. "Hemos dado un golpe sustancial que, como vemos, ellos tratan de ocultar", precisó en un comunicado el jefe de la División de Entrenamiento de la Fuerza Aérea, el general de brigada Amnon Ein Dar.

Israel derribó un dron de Irán que se infiltró en el país en la madrugada del sábado y atacó objetivos iraníes desde donde se lanzó en Siria, en lo que el ejército calificó de "grave e irregular violación de la soberanía israelí".

Entre los objetivos proporcionados por el comandante 'rebelde' sirio se encontraban varias bases militares ubicadas cerca de Damasco, capital siria, y en unas regiones de la provincia central de Homs, agrega el diario israelí, alegando que varias de ellas son iraníes.

El Observatorio de Derechos Humanos sirio aseguró que los ataques israelíes causaron seis víctimas mortales, entre miembros de las fuerzas sirias y combatientes extranjeros.

El ministro de educación israelí y socio principal de la coalición de gobierno, Nafatli Benet, señaló por su parte en una entrevista con el digital israelí Ynet que Israel debe actuar sistemáticamente para debilitar a Irán, "la cabeza del pulpo" que envía sus tentáculos para luchar contra las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF) desde Siria hasta Líbano y Gaza.

Este viernes se desencadenó una de las peores escaladas de tensión de los últimos años en la zona norte después de que un dron, que Israel asegura era iraní mientras que este país lo niega, entrara en el espacio aéreo bajo su control.

"El sábado dimos un duro golpe a las fuerzas iraníes y sirias", dijo Netanyahu.

Según el Ejército israelí, el avión no tripulado permaneció en espacio aéreo israelí durante un minuto y medio antes de ser abatido por un helicóptero de combate sobre la ciudad de Beit Shean, cerca de la frontera con Jordania.

También fue el primer derribo de un avión de combate israelí por el fuego enemigo desde la ofensiva de Israel en Líbano en 1982.