Papa releva a arzobispo acusado de encubrir a pederasta en Oaxaca

Ajustar Comentario Impresión

Desde que tomó posesión al frente de la Arquidiócesis de Antequera el 8 de enero de 2004, Chávez Botello generó grandes polémicas por remover a 40 Sacerdotes de los principales templos católicos del estado, clasificados como los más concurridos y los que mayores ingresos económicos representan.

El Papa Francisco designó en su lugar a Monseñor Pedro Vásquez Villalobos, originario de Huiscuilco, Jalisco y de 67 años de edad, quien se desempeñaba desde el 31 de octubre de 2012 como Obispo de Puerto Escondido; el cambio fue anunciado desde la Santa Sede a través de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

Por su simpatía con la corriente progresista de la Iglesia Católica, el recién electo arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vásquez Villalobos ha acompañado la lucha de las comunidades indígenas y negras de la Costa en contra de la construcción de la presa hidroeléctrica Paso de la Reina, que proyecta la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre el cauce del Río Verde.

"El nombramiento de Vázquez Villalobos [nuevo arzobispo de Oaxaca] ha sido publicado en el boletín de prensa del Vaticano".

Cabe recordar que en 2009, Chávez Botello fue acusado de proteger al exsacerdote Gerardo Silvestre Hernández, condenado a 16 años de prisión por corrupción de menores. Es el primer cambio en un puesto de alto rango en la estructura de la iglesia Católica de México desde que Carlos Aguiar Retes asumió el arzobispado primado del país norteamericano, el pasado lunes.

Según los que destaparon lo ocurrido, Chávez Botello fue omiso ante las denuncias de abusos sexuales presuntamente cometidos por el cura Hernández. Más allá de esto, inició un juicio canónico para castigar los denunciantes.

Para Bernardo Barranco, sociólogo y experto en religión, Chávez Botello estaba en una posición "insostenible" y las acusaciones en contra de él se habían convertido en un lastre para la iglesia. Ha afirmado en un comunicado difundido en enero que las investigaciones civiles no comprobaron "ninguna violación [de Silvestre Hernández] y en un solo caso, el delito fue encuadrado por la autoridad ministerial bajo el tipo penal de corrupción de menores". "Pero es una lástima que Chávez Botello se vaya impune", concluye.