Elsa Artadi, mano derecha de Puigdemont, posible candidata a presidir Cataluña

Ajustar Comentario Impresión

Los representantes de los partidos independentistas en el Parlamento catalán se reunieron el lunes en Bruselas (capital de Bélgica), donde se ha asilado el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont para evitar a la Justicia española, que lo persigue por "sedición" y "rebelión" al haber impulsado el independentismo catalán.

En caso de confirmarse la candidatura de Artadi, la economista de 41 años doctorada en la Universidad de Harvard se convertiría en la primera presidenta mujer del gobierno catalán. De ahí que el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, de ERC, aplazó la sesión de investidura por tiempo indefinido con la intención de ganar tiempo para encontrar una fórmula para lograr la investidura de Puigdemont, algo con lo que Junts per Catalunya no estuvo de acuerdo.

Esta postura choca con la actuación de JxCat, que este viernes, sin el aval de ERC, presentó en el Parlamento regional catalán una propuesta para reformar la ley que regula la elección del presidente, para que ésta pueda hacerse a distancia.

Puigdemont aseguró que los ex consejeros encarcelados por su participación en el proceso unilateral de independencia de Cataluña se mantienen en prisión bajo el "argumento falaz del uso de la violencia". El acuerdo incluiría una propuesta de resolución en la cámara regional, sin efectos jurídicos, que legitime al presidente cesado Puigdemont, para dar paso a un pleno de investidura en el que se votara a un candidato alternativo, que según RAC1 sería Elsa Artadi. El líder conservador, que habló en el Foro del diario ABC, atribuyó a Puigdemont la parálisis y la incertidumbre en la que sigue instalada la norteña región e instó al parlamento catalán a elegir "de forma normal" a un presidente "normal".

Los dos principales grupos secesionistas, JxCat (liderado por Puigdemont) y ERC (republicanos de izquierda), insisten en que Puigdemont, como cabeza de la lista independentista más votada, tiene que presidir el Ejecutivo catalán, pese a su ausencia, por lo que barajan una "investidura simbólica" y que haya otro político que gobierne desde Barcelona. Según reconoció, en la reunión hablaron de la situación política, marcada por el bloqueo de la investidura de Puigdemont.