Se suicida Jill Messick, productora y representante de actores

Ajustar Comentario Impresión

La exproductora y manager holliwoodense Jill Messick, quien fue además estrecha colaboradora de Harvey Weinstein, acabó con su vida a los 50 años, según informó su familia por medio de un comunicado.

Esto porque Messick se desempeñó como representante de Rose McGowan, actriz que denunció a Weinstein por violación, el mismo que después buscó defenderse con un correo de la productora, que aseguraba que el encuentro había sido consensuado. "Ver su nombre en los titulares una y otra vez, junto con el desesperado intento de Harvey de reivindicarse a sí mismo, fue devastador".

En 1997, Messick trabajó con Rose McGowan en el Festival de Cine de Sundance, lugar en el que presuntamente la actriz fue violada por el productor cinematográfico, acusado por decenas de mujeres de acoso sexual.

Sus cercanos también aclaran que: "Jill creía en el movimiento (Me Too)". Apoyaba que cada mujer finalmente pudiera dar un paso al frente para compartir sus oscuras verdades y exponer a aquellos que habían cometido previamente hechos indescriptibles. Era leal y era fuerte. La velocidad de la difusión de información ha llevado a falsedades sobre Jill como persona, que no pudo y no quiso desafiar. "Jill era muchas cosas, pero no era una mentirosa", escribieron.

En su autobiografía 'Brave', que salió a la venta a finales de enero, McGowan entrega detalles sobre las violaciones que sufrió a manos de Weinstei y critica a Messick por haber encubierto información al respecto.

"Se convirtió en un daño colateral en una de por sí horrible historia", concluyeron.