El Dow Jones se desploma 1000 puntos

Ajustar Comentario Impresión

Aún golpeada por las turbulencias de los últimos días, la Bolsa de Nueva York concluyó con el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, con un moderado retroceso de 0,08 %, senda que siguieron, con caídas mayores, el S&P 500 (-0,50 %) y el índice compuesto Nasdaq (-0,90 por ciento).

"Objetivamente las condiciones no están para temer un verdadero crac", estimó Vincent Juvyns de JPMorgan AM.

"A nivel económico, nada ha cambiado".

La caída histórica en el índice Dow Jones de la Bolsa de Nueva York este lunes traerá, en el mediano plazo, algunas restricciones de inversiones o reinversiones para este año a las empresas mexicanas con cotizaciones en el mercado de Estados Unidos, consideró el analista económico, José Nabor Cruz.

En tanto, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se hundió este 6 de febrero, arrastrada por una ola global de venta de activos de riesgo, tras el desplome de Wall Street del lunes.

La razón principal siguen siendo las tasas de interés.

Pese a que el reporte contiene una buena noticia para la economía estadounidense con el aumento significativo de los salarios en enero, tuvo un efecto devastador en los mercados al despertar temores a un aumento de la inflación y de los tipos de interés más rápido de lo previsto en Estados Unidos.

Después de una jornada de respiro en la que recuperó posiciones tras verse afectada por las mayores caídas en seis años en Wall Street, la volatilidad volvía a reinar en el selectivo español, en un entorno marcado por la debilidad del euro y la caída de los precios del petróleo.

Siguiendo los pasos de Wall Street, también las principales bolsas asiáticas cayeron el martes. En Tokio, el índice Nikkei 225 de los principales valores cedió 4,73%, un hecho inédito desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, que provocó breves sobresaltos en los mercados. Hong Kong perdió más de 5% y Shanghai más de 3%. El rendimiento a 10 años alcanzó 2,802% contra 2,706% el lunes al cierre.

El mercado europeo cumplía el martes el papel de refugio. De la misma manera, en la del miércoles, ese indicador retrocedió un 0,08 por ciento.

El yen y el oro, preciados en tiempos de incertidumbre, inicialmente se fortalecieron antes de estabilizarse.

A pesar de estas caídas impresionantes, los observadores se mostraban serenos.