Mueren sacerdotes tras ataque armado en Guerrero

Ajustar Comentario Impresión

Un ataque perpetrado por un grupo armado la madrugada de este lunes, en la carretera Taxco-Iguala, dejó dos sacerdotes y un maestro muertos.

El mandatario estatal urgió y pidió a la Fiscalía General del Estado que investigue y proceda contra los presuntos responsables. Por estos hechos, el Vice Fiscal José Bonilla y los subsecretarios de Asuntos Jurídicos y de Finanzas, Jorge Zuriel de los Santos y Tulio Pérez Calvo se trasladaron para acelerar las investigaciones del caso y atender a los heridos, respectivamente.

Los sobrevivientes explicaron que habían acudido a la comunidad de Juliantla, a un evento musical y al regresar a su lugar de origen, fueron atacados a balazos.

El portavoz del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, confirmó la muerte de dos sacerdotes luego de un ataque en la carretera federal Iguala-Taxco.

El hecho fue cometido por sujetos armados a bordo de un vehículo color, quienes se dieron a la fuga con rumbo desconocido.

Entre los heridos de bala que se encuentran fuera de peligros, se encuentra Óscar "N" de 27 años de edad, de ocupación pescador, quien recibió un rozón en la muñeca de lado izquierdo, es originario de la Ramadita, Municipio de San Marcos y Arveli "N" de 25 años de edad, de oficio química quien resultó con la pérdida del dedo índice de la muñeca de lado derecho, con domicilio en Apango, Municipio de Mártir de Cuilapan, ambos fueron trasladados al Hospital General de Taxco. En su interior se halló una cartuchera color verde tipo militar y un porta fusil, los cuales serán puestos a disposición ante la autoridad correspondiente. En conferencia de prensa detalló que, con ellos, suman seis los sacerdotes asesinados en los últimos cinco años en Guerrero.

En tanto, la Arquidiócesis de Acapulco emitió un comunicado en que expresó consternación por el trágico suceso y llamó a no cejar en el empeño de construir la paz.

"Pedimos a las autoridades que una vez conocida la verdad, se actúe en justicia", refirió la Arquidiócesis de Acapulco.