El misterio de la mujer china que desapareció en Ezeiza

Ajustar Comentario Impresión

En comunicación telefónica con PERFIL, Carlos Lin, referente de la comunidad China y quien intercede entre las autoridades y la familia, aseguró que desde la tripulación le informaron que la mujer estaba en un estado "violento", a diferencia del testigo, que describió ver a la mujer en un estado de "ansiedad" por llegar a Argentina.

El rastrillaje de ayer, al que se sumaron perros rastreadores de la Gendarmería Nacional, se dio en el marco de los operativos que se vienen desarrollando desde el pasado 20 de enero para dar con Sun Zhong Qin o "María", quien arribó al Aeropuerto Internacional el viernes 19 de enero a las 22:45 en el vuelo TK015 de Turkish Airlines.

La oficina confirmó que ella hizo su trámite cerca de la medianoche del 19 de enero, pero que "no tuvo demoras ni restricciones de ningún tipo". El hijo precisó que "cuando quiso ingresar a ver las imágenes de las cámaras del aeropuerto, le dijeron que espere".

Se supo que salió por la Terminal A dejando inexplicablemente sus valijas en ese lugar y nunca más se supo de ella.

Lin indicó que el joven "no habla bien español, por lo que cuando fue a preguntar no supieron responderle ya que al parecer no le entendieron bien".

"Cuando bajamos del avión, la ayudamos a pasar por migraciones y la acercamos al sector donde se retiran las valijas".

A esa hora, una cámara de seguridad muestra como una persona (aparentemente empleado del aeropuerto, según la versión del hijo de la mujer desaparecida) la acompaña a pasar por los escaneres de control y la deja en la salida. "Hasta ahora no se encontró nada", dijo a Télam el funcionario a cargo de la Fiscalía N°2 de Ezeiza, que lleva la causa caratulada como "averiguación de paradero".

"Nos manejamos con los datos que nos da la familia, que dijo que la mujer tomaba una medicación, pero no lo tenemos certificado porque no accedimos a una copia de su historia clínica", afirmó Hassan.

"Por eso lo primero que se hizo fue buscar en hospitales, centros de internación y morgues tanto en la Capital Federal como en Buenos Aires, pero sin resultados por el momento", dijo Hassan.

Según su familia, Zhong Qin tiene 60 años, hace 10 que vive en la Argentina y es oriunda de Shanghai, adonde viaja seguido.