Francisco se hizo cargo de las críticas a la Iglesia

Ajustar Comentario Impresión

Francisco se dirigió esta mañana en el "papamóvil" hasta el Parque O'Higgins, un amplio recinto ubicado en el suroeste de Santiago, donde miles de personas lo esperaban desde la madrugada para participar en la primera misa que ofició en Chile, celebrada "por la paz y la justicia". "Ése es el mensaje que el Papa nos ha dejado", agregó.

'Sé que a veces han sufrido insultos en el metro o caminando por la calle, que ir vestido de cura en muchos lados se está pagando caro', admitió Jorge Mario Bergoglio.

La presencia del cuestionado obispo de la diócesis chilena de Osorno, Juan Barros Madrid, en la misa celebrada por el papa Francisco ayer ante 400 mil personas en Santiago, ha desatado la polémica en círculos políticos y religiosos que cuestionan la sinceridad del perdón ofrecido por el pontífice a las víctimas de abusos sexuales.

Así, Francisco hizo frente en su primer discurso en Chile a uno de los puntos más problemáticos de la visita, en medio de manifestaciones de laicos en los días previos, demandando un pedido de perdón de la Iglesia.

"Pedimos perdón a los que hemos herido con nuestro delito, pedimos perdón a la sociedad, y les pedimos que nos perdonen", clamó la interna. Uno de los casos más emblemáticos es el del sacerdote Karadima, denunciado en 2010 por varias víctimas, entre ellas Cruz quien además aseguró que Barros estuvo presente cuando este cura le tocaba "los genitales" a él y a otros niños.

"Si el papa se va de Chile sin el compromiso de investigar la complicidad de los líderes de la Iglesia, la desconfianza en la Iglesia se va a agudizar", advirtió Anne Barrett Doyle, codirectora de BishopAccountability en un comunicado.

Su visita a esta región se realiza en medio de un fuerte operativo de seguridad y la quema de iglesias registradas en esta zona.

Autoridades en Chile están investigando la quema de tres helicópteros y una iglesia católica romana apenas unas horas antes de que el papa Francisco celebrara una misa campal en la región más conflictiva del país andino.

El tema de los abusos eclesiásticos es uno de particular relevancia en su visita a Chile.

El jueves, antes de proseguir su visita a Perú, Francisco viajará a Iquique (norte), epicentro de la inmigración, que junto con los pueblos originarios son objeto de sus desvelos.

Por otro lado, el argentino instó a "fomentar una cultura que sepa cuidar la Tierra", pero señaló que para ello no basta con "ofrecer respuestas puntuales a los graves problemas ecológicos y ambientales que se presentan".