Permanecen detenidos los implicados en la desaparición de española

Ajustar Comentario Impresión

La Policía Nacional del Perú (PNP) detuvo a dos personas y busca en un río caudaloso de la región Cuzco el cuerpo de la joven española de origen ecuatoriano Nathaly Salazar, desaparecida desde el pasado 1 de enero mientras visitaba esa zona del sur del país. - Dos agentes de la Policía Nacional española especializados en homicidios y desapariciones colaboran sobre el terreno con las autoridades de Perú en la investigación de la muerte de la joven española Nathaly Salazar, desaparecida desde el pasado 1 de enero.

Ninguno de los guías notificó a las autoridades lo sucedido por temor y decidieron arrojar el cadáver al río Vilcanota.

Un portavoz policial informó a Efe de que los dos detenidos son el dueño y un trabajador de un servicio de transporte rústico elevado similar a un teleférico que ofrecía a los turistas una visión panorámica del Valle Sagrado de los Incas.

El testimonio de una familia que estuvo con Nathaly en la tirolina ha sido clave para esclarecer la desaparición. Tras unas fuertes lluvias, la joven se ofreció para ayudar a los dos guías a evacuar a una pareja y a sus dos hijos pequeños. Este hombre aún tenía lesiones en la cara y un brazo dislocado como consecuencia del choque.

Los detectives de Investigación Criminal Cusco con apoyo de Policías de la Guardia Civil Española intervinieron a Huillca Huaman.

Representantes del Ministerio Público, del Instituto de Medicina Legal y Peritos de Criminalística realizaron las diferentes diligencias en "Ayamoco" Maras, lugar a donde está el sitio arqueológico de Moray, a donde la extranjera dijo que iría la mañana del segundo día del año. El Valle Sagrado de los Incas se extiende a lo largo del río Vilcanota-Urubamba, al noreste de la ciudad de Cuzco, y es una zona campestre que gusta a los turistas debido a su menor altitud y a un clima más cálido que la urbe.

Salazar, de 28 años, salió el 2 de enero de un hostal de Cuzco para visitar las ruinas de Maras y Moray, un destino turístico al que se llega en pocas horas, pero no regresó y su teléfono móvil permanece desconectado desde entonces.

En un comunicado, la Cancillería señaló que, a través de la embajada de Ecuador en Perú, ha mantenido un seguimiento del caso desde que se conoció la alerta de la desaparición de Salazar Ayala, ocurrida a inicios de enero, cuando se le vio por última vez con vida.