Julian Assange, fundador de WikiLeaks, ya es ecuatoriano

Ajustar Comentario Impresión

Ayer, la Ministra de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador, María Fernanda Espinosa, señaló que el país ha obrado con la naturalización de Julián Assange "en defensa de los intereses del país, de la garantía de los derechos humanos del asilado y en estricto apego a la Ley, la Constitución y a los instrumentos internacionales de derechos humanos". "Exigimos una explicación y la entrega oficial de todos los expedientes de los procedimientos tomados que llevaron a darle la nacionalidad a Assange", añadió.

De otro lado, Assange público en su misma cuenta de Twitter, una fotografía donde se le ve posando con la camiseta de la selección Ecuador de fútbol. Pero Ecuador debe deshacerse de esta piedra en el zapato de sus relaciones internacionales.

Mientras que, en el documento enviado a José Serrano, los parlamentarios aseguran que pese a lo sensible del tema, "no se ha comunicado adecuada ni abiertamente los motivos ni los procedimientos ejecutados en el presunto proceso de naturalización y designación diplomática del mismo (...) por lo que es indispensable visibilizar los motivos y fundamentos ejecutados y, de ser el caso, fiscalizarlos".

El bloque legislativo integrado por asambleístas de Alianza PAIS (AP) y sus aliados dieron un espaldarazo a las labores emprendidas por la canciller del Ecuador, María Fernanda Espinosa, sobre la permanencia del australiano Julián Assange en la Embajada ecuatoriana en Londres.

"Y tratar así de aplicar fraudulentamente al señor Assange las inmunidades y privilegios que concede la Convención de Viena sobre los agentes diplomáticos y permitirle en consecuencia salir de la embajada indemne, sin que lo persiga o pueda perseguirlo la justicia británica", expresó. Asimismo, reconoció que Ecuador lo pretendió incluir como designado especial de la misión diplomática en Londres, sin embargo, Reino Unido no lo aceptó.