Puigdemont quiere volver a Cataluña ya como presidente

Ajustar Comentario Impresión

Puigdemont aspira a ser investido presidente del Gobierno catalán pero se encuentra en Bruselas para no responder a la Justicia española, que lo investiga por posible rebelión, entre otros delitos, por su participación en el proceso independentista de Cataluña, y será arrestado ni bien pise España.

El destituido jefe de gobierno catalán quiere ser investido por vía "telemática" a través de Skype, algo que el reglamento del Parlamento de la norteña región no prohíbe expresamente, aunque expertos en leyes señalan que el Tribunal Constitucional podría prohibirlo amparándose en el manual de usos y costumbres.

Además, la ERC, si bien impulsa la investidura de Puigdemont, se abraza a la esperanza de que sea Junqueras quien lidere el Parlamento, una opción que había quedado relegada a un segundo lugar porque JxCat obtuvo más votos.

Un portavoz de ERC confirmó el acuerdo, añadiendo que Puigdemont propondría hacer un discurso por teleconferencia en el parlamento catalán este mes o que otro miembro del partido leyera el discurso que deben hacer los candidatos a la presidencia catalana antes de la votación de investidura.

También el ex vicepresidente de Cataluña Oriol Junqueras, presidente de Independentistas Republicanos de Izquierda (ERC) que está en prisión preventiva, ha sido acreditado en el Parlamento de Cataluña como diputado.

La sesión constitutiva del Parlamento de Cataluña se celebrará el próximo 17 de enero a las 11.00 horas, según el real decreto publicado este miércoles y firmado por el presidente del Gobierno de España Mariano Rajoy, informa RT en español.

Por el contrario, el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo calificó de "surrealista" que los independentistas sugieran la posibilidad de una investidura "telemática" de Puigdemont. Ayer la CUP instó este mediodía a Junts per Catalunya y a Esquerra Republicana a explicar el "contenido material del acuerdo" que alcanzaron en Bruselas.

Por tanto, la elección de la Mesa, para que en ella haya mayoría independentista es clave para las aspiraciones de Puigdemont.

Carles Puidgemont en una manifestación en favor del gobierno catalán en Bruselas.

La formación de la mesa siempre es un paso imprescindible para nombrar el presidente, pero en esta ocasión tendrá un peso especial, porque sus componentes, al designar como candidato a Puigdemont sin que esté físicamente presente, se expondrían a maniobras que bordean la ilegalidad.