Oleoducto Caño Limón Coveñas sufrió tres atentados en Boyacá y Arauca

Ajustar Comentario Impresión

"Ante todo el gobierno nacional deplora la decisión del Eln de reanudar sus ataques terroristas contra la población civil, las fuerzas armadas y la infraestructura". "La Asociación Colombiana del Petróleo rechaza de manera contundente los cuatro atentados registrados en la madrugada de hoy en contra de la infraestructura de transporte de petróleo en los departamentos de Casanare, Arauca y Boyacá". El Gobierno siempre estuvo dispuesto a prorrogar el cese del fuego.

"Ante esta situación he conversado con el jefe de delegación del Gobierno en Quito, doctor Gustavo Bell, para que se regrese de inmediato para evaluar el futuro del proceso", aseguró Santos en una declaración en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo. "Así se lo hicimos saber desde hace varias semanas y lo reiteramos en los últimos días", añadió el Presidente.

El ataque guerrillero, explicó la compañía, "produjo caída de crudo en un caño seco en una extensión de 300 metros lineales aproximadamente, también afectó suelo y capa vegetal".

Como parte del Plan de Contingencia se notificó a los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo y Desastres de los municipios de Cubará, Saravena y Arauquita, a los departamentales de Boyacá y Arauca, y a Corporinoquía.

Por su parte, Ecopetrol puso en marcha el plan de contingencia que obliga a suspender el bombeo de crudo en el municipio de Aguazul, Casanare.

El Vicepresidente colombiano intervino en una reunión sobre el proceso de paz, que se vio oscurecido a última hora por las últimas noticias que llegaban desde el país.

Según el exmandatario ese proceder del ELN es el mismo que mantuvo durante el cese al fuego bilateral.

Los ataques dinamiteros contra la infraestructura petrolera fueron rechazados por lo gremios del sector.

"El Gobierno de Colombia ha mantenido su disposición para avanzar en un diálogo que permita mantener el cese al fuego con el ELN". Inexplicablemente, el ELN se negó.

Naranjo, sin embargo, no cerró la puerta a que continúen las conversaciones, aunque no quiso anticipar la evaluación que hagan Santos y su equipo negociador. "Mi compromiso con la paz ha sido y será indeclinable, pero a la paz se llega con voluntad y hechos concretos de paz, no solo con palabras", dijo el presidente.