Obispos chilenos admiten necesidad de gestos a favor de víctimas de abusos

Ajustar Comentario Impresión

Con esas palabras, el sacerdote jesuita Felipe Berríos manifestó su ahora frustrada esperanza en que el Papa Francisco se reuniera con las víctimas de abusos sexuales de Fernando Karadima. "La verdad es que no entiendo por qué (no lo hace)", se lamenta. "Como haber llamado tontos a quienes en Osorno alegaban por el obispo Barros o por haber asistido al funeral del cardenal Law acusado de encubrir abusos en Boston".

"Se argumenta que el papa está solamente tres días, pero se podría haber hecho algún gesto pequeño, un encuentro del papa sobre todo con las víctimas del caso Karadima, que es tan emblemático, para que pueda oír lo que ellos tengan que decir", dijo en entrevista con Radio Cooperativa.

"Muchas gracias por manifestar abiertamente la inquietud que en estos momentos tienen respecto al nombramiento de Mons".

Una carta con fecha 31 de enero 2015 y dirigida al Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile, fue la que reveló recientemente la agencia AP. "Comprendo lo que me dicen y soy consciente de que la situación de la Iglesia de Chile es difícil debido a todas las pruebas que han tenido que soportar".

Se indica, además, que Scapolo le pidió la renuncia a Barros y lo exhortó a tomar un año sabático antes de tomar otra responsabilidad pastoral como obispo diocesano.

Obispo Juan Barros

Esta estrategia se repetiría con los otros dos obispos que estaban involucrados, pero todo se frustró cuando el nuncio Ivo Scapolo, representante del Vaticano en nuestro país le anunció este plan al obispo Barros: "Como ustedes podrán comprender, este comentario del Sr. Nuncio complicó y bloqueó todo eventual camino ulterior en el sentido de ofrecer un año sabático", expresó el Papa en su carta.

El vocero del Vaticano, Greg Burke, declinó comentar sobre la carta del papa, y al ser interrogado el jueves sobre algunas protestas planeadas por algunos fieles de Osorno, el portavoz dijo que eran libres de manifestarse y que el Vaticano respetaba su derecho a hacerlo.

"Se protegen entre ellos en vez de apoyar a las víctimas" denunció Cruz, víctima de Karadima, asegurando que la carta "es el perfecto ejemplo de que saben lo que pasa, y sin embargo no hacen nada". "Nadie puede tratar de tonta y de zurda a una ciudad", enfatizó el sacerdote jesuita.

El papa llega el lunes a Chile, como parte de una gira que también lo llevará a Perú.