Mueren ocho bebés por falta de recursos

Ajustar Comentario Impresión

La CNDH constató que en los ocho casos de fallecimiento existían coincidencias en los padecimientos y complicaciones asociadas al estado prematuro de los bebés, quienes ameritaban atención especializada en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, la cual estaba inhabilitada por trabajos de ampliación en el Hospital, mismos que no fueron concluidos en la fecha programada, debido a la insuficiencia económica.

Tras la recomendación hecha por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) al estado de Guerrero luego de la muerte de ocho menores en el Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense de Tlapa de Comonfort en el 2015, la Fiscalía General del Estado informó que inició los actos para su cumplimentación y el documento fue agregado a la carpeta de investigación sobre este caso.

"El fallecimiento de los recién nacidos se produjo porque la sala de Cuidados Intensivos Neonatales estaba inhabilitada por motivos de ampliación y el hospital dispuso de otras áreas que no contaban con la capacidad suficiente, especialización y abasto de insumos para atender la emergencia sanitaria", determinó la Comisión.

Aunado a lo anterior, durante 18 meses, la Fiscalía General y el Gobierno estatal mantuvo inactiva la investigación, lo cual violentó el derecho de acceso a la justicia de las madres y padres de los menores de edad.

La dependencia asegura que es un asunto grave y recomienda al gobernador de la entidad y al fiscal general estatal reparar el daño a madres y padres de los menores de edad fallecidos, de acuerdo con la Ley de Víctimas del Estado de Guerrero.

La CNDH conoció de este caso a través de diversos medios de comunicación, respecto a un proceso infeccioso asociada a la Atención a la Salud que se presentó en el Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense en Tlapa, Guerrero, y en donde 20 recién nacidos sufrieron afectaciones.

"El Gobernador del Estado deberá establecer un programa presupuestario para dotar al hospital de los instrumentos, equipo y medicamentos necesarios que garanticen estándares de calidad en el servicio de salud", estableció la CNDH en los puntos recomendatorios.

El organismo atrajo el caso, pues trascendió el interés de la entidad federativa, pese a su gravedad, y la investigación evidenció la práctica en negligencias en partos prematuros.