El dólar retrocedió y cerró a $19,20

Ajustar Comentario Impresión

Tal como esperaban los mercados, el Banco Central de la República Argentina (BCRA), dirigido por Federico Sturzenegger, recortó 75 puntos la tasa de Política Monetaria, el centro del corredor de pases a 7 días, reduciéndola a 28% anual.

"Si bien se estima que el IPC de diciembre reflejará el fuerte aumento de precios regulados (en especial, gas y electricidad) y cierta incidencia directa de esos precios en la inflación núcleo, en la visión del BCRA el proceso de desinflación se ha encarrilado a lo largo del último semestre", inicia el comunicado que emitió el BCRA para dar a conocer la noticia.

"Naturalmente, si se busca una menor velocidad de desinflación que la planeada originalmente, corresponde un sendero de política monetaria menos contractivo que el que antes se preveía", agregó. "Pero esa moderación en el sesgo contractivo sólo podrá sostenerse en el tiempo en la medida en que la evolución de la desinflación sea compatible con la trayectoria buscada", indicó.

El Banco Central conducirá su política monetaria para alcanzar la meta intermedia de 15 por ciento en 2018, explicó el reporte oficial.

En la plaza paralela, por su parte, el dólar blue cayó cuatro centavos a $ 19,54, según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño.

En el segmento mayorista la divisa quedó en $ 18,83 para la compra y $ 18,93 para la venta, 10 centavos por debajo del cierre del lunes. En total, el volumen de operaciones llegó a los US$553,8 millones, con otros US$48,9 millones en futuros MAE.

"Desde la comisión de economía del Consejo Profesional de Ciencias Económicas vemos que las subas del dólar se reflejan automáticamente en la inflación, ya que tenemos esta extraña costumbre de llevar todos los precios a dólares", añadió Vasquetto quien advirtió que "el temor es que al aumentar el tipo de cambio aumenten los precios y eso es una señal de alarma, ya que siempre que el dólar se escapa esto se refleja en la inflación", concluyó.

En los últimos días, los inversores habían operado con la expectativa de una baja mucho más importante en la tasa de referencia, incluso de hasta 200 puntos básicos, en función de los rendimientos que se observaban en el mercado secundario de Lebac, y luego de que se anunciaran a fines de 2017 metas de inflación mucho más laxas (del 15% para 2018, desde el 12% -como techo- previo).