Colombia llama a su negociador en conversaciones con el ELN

Ajustar Comentario Impresión

El acuerdo de paz entre Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) salta por los aires.

La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) comenzó ayer una escalada de violencia en diferentes partes del país luego de que el 9 de enero terminara el cese al fuego bilateral de 100 días con el Gobierno colombiano.

"Ante esta situación he conversado con el jefe de la delegación del Gobierno en Quito, Gustavo Bell, para que regrese de inmediato para evaluar el futuro del proceso", dijo Santos en una alocución televisada.

Sobre el hecho, Santos mencionó que ya ordenó a las fuerzas armadas de Colombia a actuar con contundencia con el fin de "proteger la vida y honra de los colombianos".

'El Gobierno reitera su voluntad de reactivar el cese al fuego y negociar uno nuevo', subrayó Bell.

Hasta el momento, el ELN no se ha pronunciado sobre la decisión de Santos.

"Inexplicablemente, el ELN reanudó sus ataques esta madrugada, justo el día en el que se debía iniciar el nuevo ciclo de negociaciones".

Al reafirmar que el gobierno estuvo dispuesto a prorrogar el cese al fuego con el ELN, Santos informó que así lo notificó hace varias semanas y reiteró en los últimos días, ante una solicitud de la Conferencia Episcopal, a la Organización de Naciones Unidas, a países amigos del proceso y a organizaciones de la sociedad civil.

"Animamos a las partes a reanudar el diálogo, para que el acuerdo de paz se alcance pronto, lo que implica no solo un alto el fuego bilateral permanente, sino también seguridad y estabilidad para todos los colombianos", aseguró la UE.

En un comunicado de este miércoles, la delegación del gobierno en las charlas dijo que los atentados se produjeron este miércoles "en cercanías de Cupiagua en Aguazul Casanare, en Benadía en Arauca, en la vereda Cañaguata municipio de Cubara en Boyacá y el lanzamiento de una granada contra infantes de marina en la vía que conduce de Arauquita a Saravena". Los rebeldes de las FARC llegaron a un histórico pacto de paz en 2016 para terminar con el conflicto más antiguo de la región, un suceso que muchos consideran abrió el camino hacia las negociaciones de paz con el ELN.

A este pronunciamiento se suma el de la Iglesia Católica, que hoy pidió "lucidez y compromiso" para superar las dificultades por las que atraviesa el proceso de paz.