Avance en negociaciones para formar Gobierno coalición en Alemania

Ajustar Comentario Impresión

Angela Merkel y los socialdemócratas llegaron el viernes, tras más de 24 horas de negociaciones difíciles, a un principio de acuerdo para la formación de una nueva administración de gobierno, que debería permitir a la canciller alemana permanecer en el poder.

La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y su hermanada Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera, liderada por Horst Seehofer, acudieron a la cita dispuestos a ceñirse a la consigna de discreción, después de que el Partido Socialdemócrata (SPD) les responsabilizara de las filtraciones a los medios en días anteriores.

Las reuniones comenzaron tres meses y medio después de las elecciones ganadas por Merkel, quien luego fracasó en su primer intento de formar Gobierno con liberales y verdes.

Con el principio de acuerdo alcanzado, Merkel, que gobierna ininterrumpidamente desde 2005, hizo gala una vez más de sus habilidades negociadoras para hacer frente a la adversidad.

El acuerdo garantiza una voluntad común pero no se traduce en la puesta en marcha automática de la gran coalición que gobernó Alemania durante los últimos cuatro años.

Sin embargo, el líder socialdemócrata Martin Schulz tendrá que esforzarse para persuadir al partido de que apruebe el acuerdo durante un congreso el 21 de enero.

Los conservadores (CDU y CSU) y los socialdemócratas (SPD) acordaron también aplicar nuevas condiciones de acogida para los refugiados, en particular proporcionándoles ayuda material en lugar de ayuda financiera sistemática.

Uno de los principales puntos de discordia era el tema de los refugiados debido a que desde el comienzo de la crisis en 2015 Alemania ha acogido a más de 1,4 millones de solicitantes de asilo en su territorio. La popularidad de Merkel sí se ha resentido y un 56 % de los ciudadanos cree ahora que, incluso si llega a formar gobierno, no terminará la legislatura, sino que delegará en un sucesor, según una encuesta publicada por el diario económico "Handelsblatt".

Pese a su renuencia inicial a firmar una tercera gran coalición tras obtener sus peores resultados históricos en las elecciones después de dos alianzas con Merkel (2005-2009 y 2013-2017) y presionado por numerosas voces que apelaban a la responsabilidad hacia el electorado, el SPD decidió finalmente postularse de nuevo como socio menor.

En caso de que prosperen, el nuevo ejecutivo no será investido hasta en el mejor de los casos finales de marzo.