Juicio de 'El Chapo' Guzmán en NY se pospone para septiembre

Ajustar Comentario Impresión

El narcotraficante viste uniforme color naranja y camina de lado a lado, se recuesta un momento en la cama y vuelve a caminar, explica su abogado. Tiene la mirada perdida y está más delgado.

El Chapo está aislado en una habitación con una regadera, un escusado y una ventana pequeña en la parte superior desde que llegó a suelo estadounidense.

Aunque, la decisión de aplazar el juicio, tiene como desventajas para Guzmán Loera el continuar como hasta ahora, encerrado 23 horas al día en su celda, una hora para ejercitarse en una bicicleta estática, con la visita de sus abogados nada más, y muy esporádicamente la visita de sus gemelas.

El excapo del cártel de Sinaloa, de 60 años, permanece en reclusión total por sus dos fugas de prisión de cárceles de alta seguridad en México.

Los ojos de Joaquín El Chapo Guzmán Loera se han acostumbrado a observar las luces de las lamparas durante las 24 horas del día.

Balarezo reveló que el ex líder del Cártel de Sinaloa, de 63 años de edad, "está mal, no está incapacitado, pero está perdiendo la memoria y está poniéndose paranoico". "Repite mucho las cosas y se le olvida todo enseguida", aseguró en entrevista con El País de España.

El juicio del capo Joaquín 'El Chapo' Guzmán que estaba programada para el 15 de febrero, fue aplazado una vez más hasta septiembre. "Eso afecta a la manera de trabajar porque tenemos un cliente que no sabe decir si pasó algo, cómo fue o cuándo pasó", comentó. "Se nota que es una persona lista, no tiene educación formal, pero es inteligente, aunque no sé si brillante. Tiene buen humor y a veces nos reímos", agregó el defensor.

El abogado había señalado que la petición se debía a que sería imposible para la defensa revisar la enorme cantidad de documentos que se han generado desde que comenzó a representar a Guzmán, a inicios de septiembre pasado. La tablet que utiliza para trabajar la debe de apoyar en las piernas, pues no hay una mesa para poner documentos ni para escribir en la sala de 1.5 por 1.5 en la que se reúnen.

Eduardo Balarezo es un abogado especializado en la ley RICO, con experiencia de haber defendido a narcotraficantes como Alfredo Beltrán Leyva o el chino Zhenli Ye Gon, entre otros.